Dakota Johnson: "Soy una persona muy permeable"
01 de septiembre de 2018 - 13:09
Johnson protagoniza junto a Tilda Swinton el remake que el italiano Luca Guadagnino ha rodado de la obra homónima de su compatriota Dario Argento

VENECIA.-La actriz estadounidense Dakota Johnson entra en el oscuro mundo del terror psicológico en "Suspiria", la película que se estrena hoy en Venecia y que dejó tal impacto en ella que acabó recurriendo a ayuda especializada para poder pasar página.

La intérprete de 28 años precisó: "No me psicoanalizaron y espero que nunca lo hagan".

"No tengo ninguna vergüenza en admitirlo. Soy una persona muy permeable, absorbo muchos sentimientos de la gente y cuando trabajas con temas oscuros pueden quedarse contigo y a veces hablar con alguien puede ser una forma de seguir adelante. Y mi terapeuta es una persona muy amable", explicó la hija de Don Johnson y Melanie Griffith.

No obstante, la protagonista de "Cincuenta sombras de Grey" insistió que ésta no ha sido una experiencia dramática, sino todo lo contrario, la más divertida y la que más ha disfrutado.

Johnson protagoniza junto a Tilda Swinton el remake que el italiano Luca Guadagnino ha rodado de la obra homónima de su compatriota Dario Argento.

Ella se mete en la piel de una joven bailarina que llega a una misteriosa y singular escuela de danza en los años 70 en Alemania que es regida únicamente por un grupo de siniestras mujeres.

Se trata de la segunda vez que trabaja con Guadagnino tras "A Bigger Splash" (2015). "Tengo la sensación que puedo hacer lo que sea cuando estoy en sus manos", dijo la actriz.

"Como la película es de cosas que siempre me han gustado mucho, como bailarines, brujas, magia y he crecido amando esas cosas y estando fascinada por grupos de mujeres y sintiendo que eran misteriosas y mágicas, con la mirada de la persona con la que me gusta trabajar tanto (Guadagnino) ha sido perfecto. Realmente un sueño deproyecto que se ha convertido en realidad", agregó Johnson.

"Suspiria", que concurre por el León de Oro en esta 75 edición del Festival de Venecia, era una de las películas que más curiosidad generaban en la crítica, pero la reacción ha sido mixta. Al término de la proyección para la prensa se escucharon algunos silbidos, que se vieron sofocados por algunos aplausos.