Abogados de supuesta espía rusa acusan al Gobierno de sexismo
24 de agosto de 2018 - 17:08
El equipo defensor de Mariia Butina planteó que el Gobierno de EEUU utilizó una "calumnia sexista" para sugerir que la agente rusa "es algo así como un personaje de espía de James Bond, que usa el sexo para avanzar en su carrera".

WASHINGTON.- Los abogados de Mariia Butina, la supuesta agente rusa detenida en el país, acusaron hoy al Gobierno de haber sido sexista con su representada al retratarla como alguien que ofrecía sexo a cambio de un puesto de trabajo.

"Lo dicho por el Gobierno es una calumnia sexista, utilizando una broma espontánea de hace tres años sugiriendo que Butina es algo así como un personaje de espía de James Bond, que usa el sexo promiscuamente para avanzar en su carrera", aseguró el equipo legal en un documento judicial registrado este viernes.

En este sentido, la defensa pidió al juez federal que lleva el caso que se retiren las alegaciones de las autoridades o "sean condenadas", y que no se empleen como argumento favorable para mantener a Butina en prisión, régimen en el que se encuentra desde el pasado 15 de julio.

"La señora Butina es una atractiva joven que ha sido vigilada por los medios de comunicación durante un tiempo y, desafortunadamente, los estereotipos sexistas sobre ella han proliferado, sugiriendo sin sustento que sus conexiones con ciertos estadounidenses las consiguió a través de sexo en lugar de su intelecto demostrado", explicó la defensa.

Butina, que permanece en prisión ante el riesgo de huida, fue detenida por ser una supuesta agente ilegal del Kremlin, después de que el FBI relatara los esfuerzos de la joven por tejer redes influyentes en la política nacional mientras permanecía en el país con una beca de estudiante.

Desde mediados de julio, sus abogados han pedido su liberación y desde el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso se ha puesto en marcha una campaña para liberarla, ya que la califican de "presa política".

Esta misma semana, las autoridades llamaron la atención a la actitud de la defensa de Butina, que se ha prodigado ofreciendo entrevistas para comentar el caso, dejando claro al juez que si estas prácticas persisten pedirá una orden que lo impida.