MIAMI.- La investigación de la explosión que ocurrió el pasado sábado en Plantation continúa y un grupo de abogados se apresta a presentar las primeras demandas, que podrían poner el jaque el futuro del centro comercial donde ocurrió el siniestro.

Primero lo hizo el abogado William Lewis, de la firma Morgan & Morgan, quien aseguró representar a cinco de las 23 personas que resultaron heridas.

Te puede interesar

El daño físico, tal como insinuó el letrado, no es la causa de peso, ya que las lesiones no fueron mayores, sino la exposición a la muerte y la afección emocional acontecidas.

“Este tipo de situación no debiera suceder”, comentó el abogado durante una conferencia de prensa. “No es que haya caído un rayo de algún lugar. Esto sucedió porque una compañía o alguien no cumplió con sus obligaciones”, subrayó.

Lewis enfatizó que “las tuberías de gas no se rompen solas. Tenemos que determinar qué sucedió”.

De hecho, un equipo especializado en fuegos y explosiones asegura haber encontrado rastros de tuberías defectuosas de gas y que la detonación pudo haber ocurrido en un local comercial abandonado, donde antes operó el restaurante PizzaFire en University Drive.

Pero como bien planteó el vocero de los bomberos, Joel Gordon, es aún muy pronto “ya que hay probabilidades de que haya sido otra cosa”, como mala conexión, tubería alterna ilegal o robo de tubos de cobre.

Por otra parte, el abogado Lewis alertó que la firma que representa conducirá una investigación paralela, a partir de la experiencia que aseguró tener en situación similares en California y Massachusetts.

La demanda en cuestión no es la única. Además de Lewis, el abogado Josh Polsky, de Bernstein Polsky Law Firm, presentó una reclamación similar por una persona que “sufrió daños físicos y emocionales”.

“Haya sido un accidente, una negligencia o un acto criminal, hay muchas interrogantes sobre este incidente”, declaró el letrado a la prensa, según recogió el noticiero Local10.

“Aquí lo que está claro es que el sufrimiento de mi cliente y una docena de personas no ha terminado”, recalcó.

“Los médicos no le pueden decir cuánto tiempo durará su padecimiento físico o síntomas sicológicos, o si al final se resolverán”, añadió.

Según el informe, su cliente trabajaba en el gimnasio LA Fitness, muy cerca de donde ocurrió la explosión, y recibió golpes en la cabeza.

Se desconoce el valor monetario de la demanda y si al final el jurado en cuestión o la entidad a pagar optaría por un monto común de compensación para las 23 personas afectadas.

En efecto, la explosión arrojó enormes pedazos de hormigón a una distancia de 45 metros (50 yardas), así como fragmentos de metal que quedaron esparcidos a unos 90 metros (100 yardas) al otro lado de la calle. Carver dijo que dos vehículos de sus compañeros de trabajo quedaron destruidos.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas