Muere la actriz brasileña Beatriz Sagall, la villana de "Vale Todo"
06 de septiembre de 2018 - 09:09
Segall, una de las principales representantes de la televisión y del teatro brasileño, murió víctima de la complicación de los problemas respiratorios por los que fue ingresada, según un comunicado del Hospital Albert Einstein de Sao Paulo

RÍO DE JANEIERO.- La actriz brasileña Beatriz Sagall, que se hizo famosa mundialmente como intérprete de la malvada Odete Roitman en la telenovela Vale Todo, murió hoy a los 92 años en el hospital en Sao Paulo en el que estaba ingresada desde el 16 de agosto, informaron sus familiares.

Segall, una de las principales representantes de la televisión y del teatro brasileño, murió víctima de la complicación de los problemas respiratorios por los que fue ingresada, según un comunicado del Hospital Albert Einstein de Sao Paulo.

La actriz llegó a ser invitada a diferentes eventos en países de América Latina tras el éxito que alcanzó como protagonista de la villana de Vale Todo, un culebrón producido en 1989 por la red Globo y que está entre los más exportados en la historia de Brasil.

El último capítulo de esta telenovela alcanzó una audiencia récord del 86 % en Brasil y paralizó al país con la respuesta a una pregunta que después se convirtió en refrán popular: "¿Quién mató a Odete Roitman?".

Segall nació en Río de Janeiro el 25 de julio de 1926 y, tras realizar un curso en el Servicio Nacional de Teatro, viajo a Francia en la década de 1950 para formarse como actriz.

Durante su estadía en Francia conoció a su futuro marido, Mauricio Segall, hijo del pintor Lasar Segall y con quien tuvo tres hijos.

La actriz sólo inició carrera profesional en Brasil en 1964, tras haberse dedicado a su familia por diez años, y a finales de la década de 1960 su presencia ya era habitual tanto en producciones de teatro como de televisión y cine.

En el cine participó en los largometrajes Flor da Pele (1976) y O Cortiço (1978), del director Francisco Ramalho, así como en la famosa Pixote, del argentino Héctor Babenco.

En 1978 fue contratada por la televisión Globo para actuar en la telenovela Dancin'Days y desde entonces se convirtió en una de las grandes actrices de la red más popular de Brasil.

Su carreta en el teatro le rindió dos veces el premio a mejor actriz brasileña con las obras Emily, de William Luce, en 1984, y O Manifesto, de Brian Clark, en 1987.