CIUDAD DE MÉXICO — Los pocos indígenas lacandones que restan en el sur de México libran una batalla para proteger su hogar ancestral: la última zona de selva en Norteamérica.

Actualmente sólo existen 1.500 lacandones, desperdigados en unos cuantos asentamientos a lo largo de los 3.312 kilómetros cuadrados (1.280 millas cuadradas) de la reserva Montes Azules del estado de Chiapas, en la frontera de México con Guatemala.

Te puede interesar

A lo largo de los años, otros grupos indígenas como los tzeltales y choles se han establecido en la jungla, pero tales grupos crean enormes campos agrícolas y crían ganado, algo que los lacandones no hacen.

Conocidos por vestir sus tradicionales túnicas blancas de algodón y traer el cabello largo, los lacandones practican una agricultura sustentable de bajo impacto ambiental, despejan pequeñas parcelas y plantan una combinación compacta de cultivos. Después rotan el cultivo a otra parcela a la que se ha dejado recuperarse durante varios años. No poseen ganado.

En agosto, los habitantes de la reserva sostuvieron elecciones para funcionarios que terminarán de determinar las delimitaciones territoriales de cada grupo en la reserva, y los lacandones aseguran que fueron dejados fuera sus nuevos y más numerosos vecinos.

“Nosotros somos los legítimos lacandones, que sabemos conservar la selva lacandona”, sostuvo Chankin Chambor, un líder de la comunidad. “Somos los dueños de la selva lacandona, la conservamos”.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas