Maduro: "Todo el que vaya a echar gasolina tiene que presentar el carnet de la patria"
27 de agosto de 2018 - 14:08
El régimen venezolano implementará un nuevo sistema para vender la gasolina a precios internacionales en los estados fronterizos como medida para contrarrestar el contrabando de combustible

CARACAS.- El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este domingo que próximamente su régimen implementará un nuevo sistema para vender la gasolina a precios internacionales en los estados fronterizos como medida para contrarrestar el contrabando de combustible subsidiado a Colombia.

Durante una reunión plenaria del partido oficialista, Maduro indicó durante la semana informará los detalles del nuevo sistema, pero adelantó que de ahora en adelante "todo el que vaya a echar gasolina en Venezuela tendrá que presentar su carnet de la patria", un registro digital que el Gobierno utilizará para subsidiar directamente a las personas con vehículos.

"Va a venir el primer modelo o módulo de aplicación del sistema de gasolina en la frontera venezolana con Colombia, ahí vamos a implementar el primer sistema a precio internacional, inclusive muy por encima del precio internacional", dijo Maduro ante sus seguidores en Caracas.

"El día que inicie el nuevo sistema con carnet de la patria y los controles posteriores de subsidio directo en la frontera colombo-venezolana, ese día será un día feliz para Venezuela, porque ese día se acabará el contrabando de gasolina para siempre", recalcó.

Venezuela vende la gasolina más barata del mundo, con un precio que es inferior a un centavo de bolívar soberano por litro.

Un dólar en el mercado oficial ronda los 60 bolívares soberanos, como se conoce a la nueva moneda que entró en vigencia esta semana en sustitución del bolívar fuerte, al que se le suprimieron cinco ceros después de que se desplomara frente al dólar y de la escalada inflacionaria que vive Venezuela.

En contraste, en Colombia el precio de un litro de gasolina equivale a poco menos de un dólar. Esta diferencia de precios genera un fuerte contrabando de combustible entre ambos países, aunque este fenómeno también ocurre en menor escala con los demás países fronterizos de Venezuela.

Maduro insistió en culpar a las "lacras colombianas" por el "robo" de gasolina subsidiada desde Venezuela y que causaría a su país pérdidas anuales de 10.000 millones de dólares.

El dictador señaló que después de esta primera etapa el sistema se irá implementado progresivamente en el resto del país, para lo cual se desplegarán al menos 8.000 jóvenes que trabajarán como fiscales para la implementación correcta del sistema en las 1.600 estaciones de gasolina que cuentan con 8.000 dispensadores.