El ministro de Exteriores de México, Marcelo Ebrard, ha defendido este viernes, la "solidez" de la queja que el país ha presentado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) contra Bolivia tras los "insultos" vertidos contra su presidente, Andrés Manuel López Obrador, por parte de algunos políticos bolivianos.

"Ante los adjetivos e insultos a México y su presidente, se imponen la unidad nacional y aquella serenidad que dan la conciencia tranquila y la solidez de la posición mexicana en defensa del Derecho Internacional y el respeto entre los pueblos", ha escrito Ebrard en Twitter.

Te puede interesar

El canciller mexicano ha contestado así al ex presidente boliviano Jorge Tuto Quiroga, que ha calificado de ignorante, "padrino de tiranos" y "cobarde matoncito" a López Obrador.

"El matoncito de barrio machista contra Bolivia, el sumiso servil ante Estados Unidos y Cuba, su candidato prematuro, Ebrard, "lo lleva por camino equivocado por congraciarse con castristas y maduristas", dijo Quiroga en una serie de 'tuits'

El expresidente boliviano Evo Morales ha reaccionado por la misma red social lamentando que "Tuto Quiroga, ex vicepresidente del dictador (Hugo) Banzer y vocero de Estados Unidos insulte al presidente López Obrador y, por tanto, al pueblo mexicano que lo eligió con su voto".

"Los golpistas muestran su carácter violento, ya no solo hacia los bolivianos, sino a hermanos latinoamericanos", ha añadido, aludiendo al apoyo de Quiroga a la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez.

Interrogado sobre este cruce de reproches en la rueda de prensa diaria de este viernes, López Obrador ha rehusado contestar. "No vamos a engancharnos en dimes y diretes, no está a nuestro nivel", ha respondido.

Además, ha emplazado a "esperar para que este asunto diplomático se resuelva", incidiendo no obstante en que México va a "hacer honor a lo que ha significado siempre su política exterior, que ha sido ejemplo mundial de garantizar el derecho de asilo".

México anunció el jueves que acudiría a la CIJ para exigir a Bolivia que respete su Embajada y Residencia en La Paz, denunciando que, desde la llegada de antiguos colaboradores al complejo diplomático en calidad de asilados políticos, los uniformados bolivianos que lo custodian han pasado de seis a 90, lo que México interpreta como un "asedio".

Ebrard argumentó que con este despliegue de seguridad Bolivia amenaza tanto la Convención de Viena, que establece la inviolabilidad de las sedes diplomáticas, como la Convención de Caracas, que reconoce el derecho de asilo político entre países latinoamericanos.

Bolivia, por su parte, ha tachado de "absurdo" este movimiento internacional de México y ha asegurado que fueron las propias autoridades mexicanas quienes solicitaron un refuerzo de la seguridad de la Embajada y la Residencia, tanto de forma oral como escrita.

La relación bilateral se deterioró a raíz de la decisión de México de otorgar asilo político a Morales, que llegó al país tras dimitir el pasado 10 de noviembre por las "irregularidades" en las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Pasó allí casi un mes hasta que finalmente partió a Argentina, donde se quedará como refugiado.

FUENTE: EUROPA PRESS

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estaría usted de acuerdo con que los padres en Florida puedan decidir si sus hijos asistirán o no a clases cuando se traten temas como la evolución humana, la educación sexual o la influencia del hombre en el cambio climático?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas