LUIS LEÓNEL LEÓN /  ESPECIAL

","

La muestra Viaje al Trópico, del pintor cubano Felipe Alarcón Echenique, radicado en Madrid hace más de una década, no se alude únicamente a una paleta de color geográfica. Más que una exposición es una metáfora de la vida de su creador.

","

u201cCosta Rica es una plaza especial para esta exposición. Un paraíso donde la naturaleza se funde más allá del horizonte e invita a plasmarla con una paleta salvaje de colores que representa una amplia gama de contrastes. Además de compartir mi idioma, su cercanía con Cuba me hace sentir como en casa u201d, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS el pintor.

","

Viaje al Trópico se inaugura el 3 de julio en el Centro Costarricense de Ciencia y Cultura (Museo de los Niños) en San José. Compuesta por 20 obras, donde la mixtura, la variedad de técnicas, collages y óleos hicieron que el pintor se embarcara en una aventura antes vivida y a la vez desconocida.

","

u201cCon la misma inseguridad de la primera vez, tal como cuando salí de La Habana con una carpeta y 100 dibujos, ahora hago el recorrido inverso hacia ese trópico, que no es más que un reencuentro con una naturaleza que me reclama u201d, aseveró.

","

El artista señaló que le encantaría llevar la exposición a Cuba u201cpero a donde podré realmente llevarla próximamente es a Miami, una ciudad que me encanta y donde he conocido a muchísimos cubanos exiliados de los que he aprendido mucho u201d.

","

Creatividad

","

Las obras fueron creadas en Madrid. u201cAl principio es muy difícil abstraerse del nuevo medio, y crear un arte muy marcado por el color y la figuración como es el latinoamericano. Conozco artistas que no han vuelto a coger un pincel y han perdido su identidad porque necesitan su medio, su clima, un entorno y unas condiciones similares a las de su país para poder crear. En la mayoría de los casos, como el mío, el artista no puede vivir cien por cien de la pintura, teniendo que compaginar su vida con otros trabajos alternativos, haciendo más difícil aún la representación de ese mundo interior arraigado que inevitablemente sufre una metamorfosis, que tiene que adaptarse a nuevas formas de concebir la pintura en esta otra parte del mundo, pero sin perder la identidad u201d.

","

Cuba está presente en todos los trabajos de Echenique, ya sea de forma simbólica o tratando de representarla con una visión nostálgica que ha marcado su obra.

","

u201cSiempre llevo conmigo un pedazo narrativo de esa pequeña isla que amo, a pesar de la distancia, las limitaciones, las barreras de incomunicación. Cuba está presente en mi cada segundo. A ella me remito siempre a la hora de acometer un nuevo proyecto. Está en mis raíces, a las que siempre vuelvo, una y otra vez u201d.

","

España e Italia fueron los países donde expuso primero. u201cA raíz de esas exposiciones me pude instalar en Madrid. El primer año fue muy duro pero por suerte mi obra es simbólica y trato de dar una visión global y no localista. Por ello en mi trabajo, detrás de cada línea, está mi Habana, mi isla, pero con una visión cosmopolita, un malecón que va más allá de ese horizonte estático que se divisa a lo lejos u201d.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario