Florida despide el año con otro caso de negligencia en residencias de ancianos
Un residente de 52 años golpeando a un residente de 86 años que padece de demencia. Lo golpea con ensañamiento, más de 50 veces mientras el anciano yace acurrucado en el suelo.

Un anciano dió cincuenta y seis golpes en dos minutos a otro anciano y lo deja grave, podría ser el titular de esta historia, pero el caso es aún más grave porque apunta a la salud, la supervivencia y el bienestar de los centenerales de ancianos internos en los "Home" y Day Care" (Residencias y hogares de ancianos).

El año termina con otro de los casos alarmantes de ancianos que sufren abuso en las residencias y centros de ancianos. El video de un residente en una residencia de Florida muestra a un residente golpeando a otro sin piedad.

Tanto el vídeo como la posibilidad de que sigan existiendo estos abusos plantean nuevas preguntas sobre si realmente existe seguridad para los ancianos en los centros destinados a protegerlos y cuidarlos.

En el video se observa a un residente de 52 años golpeando a un residente de 86 años que padece de demencia. Lo golpea con ensañamiento, más de 50 veces mientras el anciano yace acurrucado en el suelo.

Embed

Lo más terrible es la motivación de la pelea. Un hecho completamente fútil. De acuerdo con la policía, el residente más joven acusó al residente mayor de comer su pastelito.

El video fue tomado por el sistema de vigilancia de circuito cerrado de la instalación de en octubre y luego entregado a la policía, que decidió compartirlo con la CNN.

La casa de retiro Good Samaritan en Williston, tenía un historial de violaciones y más sanciones en los últimos cinco años que cualquier otra instalación de vida asistida en Florida. En diciembre, dos administradores fueron arrestados en conexión con incidentes separados por cargos de descuido de los ancianos.

La golpiza, que fue reportada por primera vez por un medio local, duró unos 2 minutos. Ocurrió en un área común de una unidad asegurada dentro de la instalación, mientras que otros residentes comían y veían la televisión a escasos metros de distancia.

En el momento en que ocurrió la golpiza, ningún miembro del personal se encontraba atendiendo a los residentes, y nadie había sido asignado para monitorear el sistema de video-vigilancia de la instalación, de acuerdo con informes oficiales.

Para cuando llegó el personal, la golpiza había terminado. El residente de la tercera edad fue hospitalizado con hematomas e hinchazón en la cara y con un fuerte dolor de cadera, según el informe de la policía.

Un mes después de la golpiza, otro residente se golpeó la cabeza en el mismo centro de cuidados y ninguno de los profesionales presentes reaccionó. Al no ser llevados inmediatamente al hospital, la paciente murió más tarde.

En el informe policial quedaron recogidas las excusas de los gestores del centro de cuidados. Nenita Alfonso Sudeall, miembro de la junta de administración del centro, se quebró y lloró al explicarle a la policía que se sentía "abrumada", porque tenía poco personal y empleados mal entrenados.

Varios informes e incidentes recientes han cuestionado que la seguridad y la protección de los residentes de hogares de ancianos y centros de vida en todo el país sea una garantía.

A veces, como en este caso de Florida, las amenazas provienen de otros residentes. Otras veces, del personal.

Según un estudio realizado en 2016 a 10 hogares de ancianos de Nueva York, en un mes determinado, uno de cada cinco residentes sufre maltratos a manos de otro residente.

Otros antecedentes en Florida

En septiembre, los residentes de un hogar de ancianos del estado de la Florida murieron después de que el huracán Irma produjera averías en el aire acondicionado de la instalación. Según el Departamento de Policía de Hollywood, el médico forense jefe del condado Broward, Craig Mallak clasificó 12 muertes como homicidios por exposición al calor, ya que el personal del Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills no evacuó a los residentes que perecieron deshidratados en medio de las sofocantes temperaturas en los días posteriores a la tormenta.

También a principios de este año, un informe de CNN encontró que el gobierno federal ha citado a más de 1.000 hogares de ancianos por mala gestión, o por no prevenir presuntos casos de violación y abuso sexual en sus instalaciones entre 2013 y 2016.

"Existen demasiados casos de abuso y negligencia en hogares de ancianos y centros de vida asistida", dijo Brian Lee, director ejecutivo de Families for Better Care, una organización de defensa nacional para los residentes y sus familias. "Hemos estado viendo casos durante décadas. Este incidente en Florida muestra cuán grave puede ser el problema", añadió Lee.

Una vocera de la asociación que representa a muchos de los proveedores de cuidado a largo plazo de la Florida dijo que tanto la paliza de octubre en Good Samaritan, como el informe nacional sobre las violaciones en hogares de ancianos resultan "inquietantes", aunque las instalaciones Good Samaritan no forman parte de la asociación.

"Extendemos nuestros más profundos pensamientos y simpatías a todos los residentes y familias involucradas", escribió Kristen Knapp, vocera de la Asociación de Atención Médica de Florida, en un correo electrónico a la CNN.

"Los casos de abuso son espantosos y profundamente preocupantes, y las acciones que ponen en peligro la privacidad, la dignidad y la seguridad de las personas mayores deben ser condenadas y procesadas en la mayor medida posible", agregó.