Primera ministra británica pide "nueva cultura del respeto" tras escándalo por acoso sexual
Diariamente aparecen nuevas acusaciones contra políticos que afectan no sólo a los conservadores de Theresa May sino también al Partido Laborista opositor y al Partido Nacional Escocés

LONDRES.- La primera ministra británica Theresa May llamó este lunes a una "nueva cultura del respeto" en relación con el escándalo por agresiones sexuales que sacude a la política británica.

Todos deberían trabajar en un entorno seguro, dijo May en la asamblea anual de la Confederación de Industriales Británicos (CBI) en Londres. Hay que denunciar sin temer ser perjudicado, añadió, aunque tampoco se pueden destruir carreras con rumores injustificados difundidos por las redes sociales.

Por la noche, acordó con los jefes de los partidos opositores implementar en el Parlamento un procedimiento estandarizado para las víctimas de agresiones sexuales. Además de asesoramiento telefónico, tendrán la posibilidad de entrar en contacto directo con un interlocutor. Por el momento no se conocieron mayores detalles de las medidas.

Diariamente aparecen nuevas acusaciones contra políticos que afectan no sólo a los conservadores de May sino también al Partido Laborista opositor y al Partido Nacional Escocés. Las acusaciones van desde mensajes subidos de tono a violaciones.

El parlamentario británico Christopher Pincher, conservador, dimitió este lunes de su escaño por acusaciones de acoso. El conservador Alex Story, exmiembro del equipo olímpico de remo, acusó públicamente a Pincher de haberlo acosado sexualmente en un encuentro en 2001.

Pincher dijo no poder acordarse del encuentro con Story. "Lo que haya podido suceder o no, lo que sucedió o lo que se dijo que sucedió fue hace muchos años, antes de que fuese parlamentario", dijo el político, que dimite voluntariamente de su cargo de 'whip', (el responsable de que se cumpla la disciplina de su grupo parlamentario en la Cámara de los Comunes) hasta que se esclarezca el asunto.

Pincher indicó además que el partido estudiará lo sucedido y la policía lo investigará.

El viceprimer ministro Damian Green también se encuentra en el centro del escándalo y estaba previsto que este lunes fuera interrogado en el marco de una investigación interna del Gobierno.

Un expolicía informó que en una computadora de Green en el Parlamento se encontró "pornografía extrema" en el año 2008. Además, una periodista acusó al jefe de Gabinete de haberla manoseado y haberle enviado un mensaje subido de tono. El político de 61 años niega todo.

Green calificó las acusaciones del exempleado de Scotland Yard de campaña de difamación política. El hombre ya intentó previamente arruinar su reputación, afirmó. Respecto de las acusaciones de la mujer, Green se mostró decepcionado. Aseguró que nunca la acosó sexualmente y que creía que tenía una relación amistosa con ella.

En el caso de que renuncie su vice, éste sería el segundo gran golpe para May. El miércoles pasado perdió a uno de sus soportes de muchos años cuando renunció el ministro de Defensa Michael Fallon. Diferentes mujeres lo acusaron de comentarios fastidiosos y de acoso sexual.

El debate sobre acoso sexual en el Reino Unido se inició después de que decenas de mujeres denunciaran acoso y agresiones de parte del productor de Hollywood Harvey Weinstein.

May adoptó la semana pasada las primeras medidas y presentó un código de conducta revisado. Además se instaló una línea de atención para las víctimas.