Desconfiar de la política y los políticos ha sido práctica común, pues una buena parte de la opinión pública opina que hay mentiras y verdades a medias. Y por ello hay entendidos en los laberintos de este asunto que consideran que la verdad política, a diferencia de la verdad moral, es relativa. No es absoluta.

Unas reflexiones publicadas por la filósofa estadounidense de origen alemán Hannah Arendt, en The New Yorker, en 1976, sostiene que “la verdad y la política nunca se llevan bien”.

Te puede interesar

Después de haber experimentado el totalitarismo y sus horrores durante la Alemania nazi, el desencuentro entre verdad y política descrito por Arendt parece tener que ver con su manera de entender la naturaleza misma de la verdad.

Lo cierto es que el tema de la verdad ha sido una búsqueda constante a lo largo de la historia por su naturaleza esquiva, y por eso utilizando el pensamiento crítico hay que esforzarse por descubrir sus secretos. Y es que el concepto de veracidad puede tener más de una cara.

Una verdad objetiva confirmada por la ciencia universalmente aceptada y una subjetiva, que contiene el punto de vista del individuo y que está influenciada por sus propios intereses y deseos.

Buscar la verdad puede ser una hazaña casi imposible y aún más complicada en tiempos electorales.

Muchos tratan de buscar luces sobre ella en las encuestas, pero independientemente de lo que estas digan, lo cierto es que hay una batalla real entre Donald Trump y Joe Biden por la presidencia de Estados Unidos.

Trump aceptó la nominación desde la Casa Blanca bajo el argumento “esta elección decidirá si salvamos el Sueño Americano o si permitimos que una agenda socialista destruya nuestro preciado destino”, y añadió que Estados Unidos con Biden en la presidencia sería una nación más débil.

Biden por su parte hizo también lo suyo al afirmar que “el presidente actual ha envuelto a Estados Unidos en la oscuridad, durante demasiado tiempo. Demasiada ira, demasiado miedo, demasiada división. Aquí y ahora, les doy mi palabra, si me confían la presidencia, que recurriré a lo mejor de nosotros, no a lo peor".

¿Cuál de estas afirmaciones hará que los votantes escojan a uno o el otro por ganador?

Aún quedan dos meses antes de las elecciones y será un período más difícil para Biden que para Trump, ya que el aspirante demócrata tendrá que demostrar que hará un mejor trabajo que el Presidente, echando mano a su historial como vicepresidente y senador.

Trump, en cambio, puede señalar iniciativas políticas recientes como el acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes, la destrucción del califato de Isis en Siria, haber apretado las sanciones contra Irán, Rusia y Venezuela y endurecido la política hacia Cuba, trasladado la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén, el retiro de tropas estadounidenses de Afganistán y poner fin al estatus especial de Hong Kong después de que China impusiera una legislación de seguridad nacional.

Trump ha tenido una política frontal contra China por el robo de propiedad intelectual, manipulación de divisas, subsidios a la exportación y espionaje económico, además de responsabilizarla por el COVID-19. Si algo encuentra consenso entre ambos partidos es justamente el tema de China.

Biden de igual manera ha criticado las prácticas comerciales chinas, advirtiendo que están tratando de desplazar a Estados Unidos en el terreno de las nuevas tecnologías, y ha prometido políticas aún más fuertes que las de Trump para presionar a Pekín.

La inmigración ha sido siempre controversial y divisiva en el debate político estadounidense y los intentos por lograr una reforma migratoria integral han fracasado continuamente en el Congreso.

Para Trump, la política migratoria pasa por reducir drásticamente la inmigración legal e ilegal.

Utilizando medidas ejecutivas, el mandatario ha remodelado las políticas de asilo, deportación y visas, mientras Biden ha condenado este enfoque, calificándolo de "racista" y proponiendo abordar las causas fundamentales en los países de origen.

Sin embargo, hasta ahora la retórica política ha prevalecido sin mucho contenido. Por es,o el país tiene la mirada puesta en los debates presidenciales televisivos, el 29 de septiembre y el 22 de octubre, así como los encuentros entre Mike Pence y Kamala Harris, los respectivos compañeros de fórmula vicepresidenciales.

¿Descubriremos entonces si la verdad es la que le da contenido a la política o viceversa?

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 40.78%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 32.32%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 26.9%
13312 votos

Las Más Leídas