Denuncian arresto de otro miembro de la Alianza Cívica en Nicaragua
04 de septiembre de 2018 - 20:09
Los estudiantes universitarios "fueron detenidos ilegalmente por la policía", dijo la líder estudiantil Valeska Valle a periodistas

MANAGUA.- La Coalición Universitaria de Nicaragua denunció este martes el arresto del miembro de la Alianza Cívica Edwin Carcache y de otros líderes estudiantiles, que participan en las protestas contra el dictador Daniel Ortega.

Los estudiantes universitarios "fueron detenidos ilegalmente por la policía", dijo la líder estudiantil Valeska Valle a periodistas.

Junto con Carcache fueron detenidos los estudiantes Ariana Moraga, Iskra Malespín, Judith Mairena, Gracia Rivera, y Alejandro Centeno, según señalaron los denunciantes.

La Alianza Cívica, afirmó que el "único delito (de los jóvenes) ha sido denunciar la violencia y la represión de este régimen. Sus voces y sus luchas han sido las de cada nicaragüense que pide libertad y justicia".

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), exhortó "al Estado de Nicaragua a brindar datos sobre (la) ubicación de los jóvenes y lo motivos de las detenciones".

Se trata del segundo miembro de la Alianza Cívica que es arrestado, tras la captura del líder campesino Medardo Mairena, en julio pasado.

La Alianza Cívica es la contraparte del régimen en el diálogo nacional para resolver la crisis que vive Nicaragua, y que ha cobrado entre 322 y 481 muertos desde el estallido social de abril, según cifras del organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras el Gobierno sostiene que los fallecidos son 198.

La semana pasada la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) responsabilizó al régimen de "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

En una entrevista con la Agencia Efe en Managua, Ortega negó que haya sofocado las protestas con represión, no se siente responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses y culpó a EE.UU. y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.