Denuncian que el poder electoral intenta anular a los principales partidos de oposición en Venezuela
10 de septiembre de 2018 - 11:09
A través de irregularidades y decretos que violan lo establecido en la Ley de Partidos Políticos, el régimen de Nicolás Maduro logró dejar fuera del escenario electoral a todas las organizaciones que integraban la Mesa Unidad Democrática

CARACAS.- En las circunstancias actuales que vive Venezuela, resulta imposible atender el llamado hecho por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para las postulaciones de candidatos a las elecciones de Concejos Municipales a realizarse el 9 de diciembre de este año. En días pasados, la rectora Tania D’Amelio informó que los partidos Acción Democrática (AD), Un Nuevo Tiempo (UNT) Generación Independiente (Gente) y Nueva Visión para mi País (Nuvipa) pasarán a cancelación por parte del Poder Electoral al no participar en el proceso de renovación. Con esto, las organizaciones que integraban la coalición opositora Mesa de la Unidad (MUD), quedan excluidas de cualquier proceso electoral, lo cual representa una clara violación a la participación política.

Tal señalamiento lo realizó la Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación y el Observatorio Electoral Venezolano, como organizaciones veladoras del respeto al derecho al voto, quienes advierten además del grave riesgo para la democracia que supone un escenario en el que el oficialismo tiene un ventajismo desproporcionado y prácticamente se constituye en la única opción de los electores.

"La imparcialidad del árbitro electoral, el progresivo deterioro de las condiciones de los comicios, la ilegalización de partidos, los decretos de una fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, el uso de mecanismos de coacción por parte del Estado y del Gobierno desvirtúan las elecciones como mecanismo de participación libre de los ciudadanos" señala la red en una nota de prensa.

Indican que como Organizaciones No Gubernamentales, persisten en la lucha por exigir garantías y condiciones justas que permitan que el venezolano recupere su derecho al voto libre y participe en las decisiones de la vida pública, por lo que ven con preocupación cómo, nuevamente, desde el CNE se realiza una convocatoria que desde su origen se encuentra rodeada de irregularidades y fuera de la legalidad" indica.

Recalcan que en un escenario donde se han evidenciado las restricciones a la participación de los partidos políticos y de los propios electores, urge revisar los procesos electorales y esto sólo puede lograrse a través de la presión ciudadana para exigir el cumplimiento de las normativas vigentes y el restablecimiento de las elecciones libres y democráticas.

"En medio de la peor crisis que ha sufrido Venezuela, priva que la ciudadanía cuente con el voto como vía democrática y pacífica para exigir soluciones. El voto permite elegir, pero también es un instrumento de protesta con un mensaje claro, así quedó demostrado en la lucha contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez".

Señalan que con elecciones justas, el voto representa fielmente la voz de un pueblo que se expresa; pero en un escenario con restricciones a la democracia, el voto se convierte en un instrumento para alcanzar el mismo fin, con más esfuerzo, sacrificio y tiempo. El voto presión es el camino para alcanzar elecciones verdaderamente democráticas y libres. Aunque las condiciones sean adversas, no desestimamos el voto como medio de movilización ciudadana, por eso persistiremos en defender nuestras convicciones y exigir garantías electorales para el respeto de los derechos políticos de los venezolanos.

"La historia ha demostrado que incluso en contextos restrictivos, el ciudadano se hace escuchar a través de su voto. Frente a barreras e impedimentos autoritarios, el voto no se acaba ni es estéril: se transforma en un instrumento de lucha por el restablecimiento de la democracia plena".