Especial
@DesdeLaHabana

LA HABANA.- A partir del 17 de diciembre de 2014, cuando Barack Obama y Raúl Castro acordaron reestablecer relaciones diplomáticas, la estrategia de Washington tenía el propósito -según quienes la diseñaron- “de favorecer al pueblo cubano, a su incipiente sociedad civil y el pujante sector privado”.

Richard, dueño de una cafetería del sur de La Habana, que vende comida criolla, batidos de frutas y sándwiches, recuerda que la administración Obama diseñó varios paquetes de medidas que beneficiarían a los negocios particulares.

Te puede interesar

“Obama autorizó importar y exportar a Estados Unidos, otorgar microcréditos, abrir una línea de ferry que permitiría ampliar el trasiego de mercancías, porque si en un avión comercial usted puede traer cien libras, en un barco puedes traer 300 o 400 libras. Eso favorecía a la población y a los negocios privados, igual que los microcréditos y la importación de productos y alimentos desde Estados Unidos. Pero el gobierno [cubano] no lo permitió. En vez de ampliar los contactos entre los cubanos de las dos orillas, prefirió apostar por los cruceros. Ahora el gobierno de Díaz-Canel pretende manipular a los cuentapropistas afectados por las restricciones de Trump, con una campaña mediática donde afirma que los grandes perdedores por la estrategia ‘trumpista’ son los emprendedores particulares. En parte es cierto, pero intentan soslayar que el gran culpable de que los negocios privados se encuentren estancados es el gobierno, que no ha implementado un marco legal ni ha permitido una mayor autonomía a los particulares”, indica Richard.

Cuando usted habla con cualquier dueño de un pequeño negocio en Cuba, la lista de quejas es amplia. Camila, dueña de una peluquería en el municipio Cerro, confiesa que se siente atrapada en un callejón sin salida.

“En 2010, después de que Raúl Castro autorizó ampliar el trabajo por cuenta propia, se pensaba que tendríamos un espacio jurídico con reglas de juego bien definidas. Creíamos que el gobierno contaba con el sector privado para desarrollar el país y no solo para vender pan con mayonesa. Pero no fue así. El cuentapropismo fue simplemente una pista de aterrizaje que permitió acomodar al medio millón de trabajadores estatales que quedaron desempleados. Nunca han creado un verdadero mercado mayorista ni permiten importar mercancías legalmente. Nos siguen viendo con malos ojos, como sospechosos, porque somos capaces de, a golpe de creatividad, aumentar el nivel de vida nuestro y de la gente, crecer en calidad y ganar dinero de manera independiente. Y eso en Cuba es peligroso”, opina Camila.

Varios emprendedores consultados por DIARIO LAS AMÉRICAS consideran que las medidas implementadas por el presidente Trump les ha afectado en sus negocios.

Daniel, vestido con una guayabera azul Prusia y un sombrero Panamá, sentado al timón de su Plymouth descapotable de 1955, señala que “cuando venían los cruceros y nos visitada una mayor cantidad de turistas americanos, en un día ganaba hasta 200 cuc [divisa cubana]. El turismo europeo y latinoamericano es de bajos recursos y no pagan 30 o 40 cuc por un recorrido de dos horas por La Habana. Es cierto que Trump con sus medidas ha afectado a buena parte de los negocios particulares en Cuba, pero el principal culpable es el gobierno, que siempre nos ha visto como Caballo de Troya. Ahora, como les conviene, nos están utilizando en su propaganda política. Es un descaro, pues Raúl Castro, Díaz-Canel ni otro alto funcionario, nunca nos han tenido en cuenta, jamás se han reunido con nosotros”.

Díaz-Canel, presidente designado, ha recorrido la isla de oriente a occidente y visitado empresas propiedad del Estado. Intenta rescatar la errática economía nacional, manteniendo la planificación central y el discurso optimista. El plan no ha funcionado. En el año 2020, el régimen pretende que los trabajadores estatales planifiquen sus producciones.

Eduardo, economista, afirma que “se han hecho mil inventos y proyectos y todos, de una manera u otra, han fracasado. La solución parece fácil: poner esas empresas en manos de los trabajadores, es decir crear cooperativas. Y privatizar servicios que el Estado se ha mostrado incapaz de gestionar. Además de improductivas, las empresas cubanas están descapitalizadas, necesitan tecnología y nuevas inversiones. Cuando se instaure un marco legal adecuado y tengan autonomía real, no ficticia y ganar dinero no sea mal visto, es probable que la economía despegue. Si Díaz-Canel no quiere pasar a la historia como el pelele que nadie va a recordar, tiene que cambiar los métodos. Y eso pasa por reconocer y brindarle un mayor espacio y dialogar con los emprendedores privados”.

Lidia, dueña de un hostal en El Vedado, considera que el “gobierno debe jugar en serio, porque se desconocen las proporciones reales de la crisis económica que se nos viene encima. Para enfrentar esa crisis, Díaz-Canel debe contar con todos los cubanos, y en especial con los trabajadores por cuenta propia, quienes en los tiempos duros han demostrado que son capaces de crecer y reinventarse. Los integrantes del Consejo de Estado debieran reunirse con los emprendedores privados y hablar a camisa ‘quitá’. La solución a nuestros problemas no la tiene Trump, la tenemos nosotros”.

Tras casi una década frenando al sector privado con la tijera arancelaria e impidiendo que acumulen dinero, el régimen debiera cambiar de estrategia. De momento, las recientes políticas dictadas desde la Casa Blanca respecto a Cuba no son bien vistas por quienes viven de su propio trabajo porque sienten que en lugar de afectar a la autocracia verde olivo, los convierte a ellos en los verdaderos perjudicados.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas