Oposición argentina escribe carta a Lagarde en rechazo al acuerdo con el FMI
17 de julio de 2018 - 11:07
Entre los principales reproches está el hecho de que el jefe de Estado decline que se debata en el Congreso la concesión del préstamo del FMI, organismo que aseguran ha jugado un "desastroso papel" a lo largo de la historia argentina

BUENOS AIRES.- Políticos opositores, referentes de organizaciones sociales y sindicales, artistas, periodistas y otras figuras públicas de Argentina firmaron una carta dirigida a la directora del FMI, Christine Lagarde, en rechazo al acuerdo firmado entre el Gobierno de Mauricio Macri y el organismo financiero.

"El propósito de esta comunicación es informarle que dicho acuerdo es rechazado por la mayoría de la sociedad argentina, la oposición política con representación parlamentaria mayoritaria y casi la totalidad de las organizaciones sociales y políticas del país", remarca la misiva.

En ese texto, que los firmantes impulsan a pocos días de que Lagarde llegue a Buenos Aires para participar el próximo fin de semana de una nueva reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales de los países del G20, se hace hincapié en que "a excepción del Gobierno, no hay quien apoye este acuerdo".

El pasado 20 de junio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó formalmente el acuerdo 'stand by' solicitado por el Ejecutivo tras la brusca devaluación del peso iniciada a finales de abril, que dará a Argentina un crédito de 50.000 millones de dólares durante tres años e incluye ambiciosas metas para lograr el equilibrio fiscal y controlar el alto nivel de inflación.

Entre los críticos con este préstamo que impulsan la carta a Lagarde se encuentran el premio Nobel de la Paz de 1980 Adolfo Pérez Esquivel; la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el actor Darío Grandinetti, numerosos miembros del peronismo y de la izquierda y diversos dirigentes religiosos.

"El propio Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri, tanto en su campaña electoral como en el ejercicio de su cargo, se comprometió explícitamente a no solicitar ningún préstamo ni a firmar un acuerdo con el FMI. Lo mismo hicieron todos los ministros del área económica", remarca el texto.

Entre los principales reproches está el hecho de que el jefe de Estado decline que se debata en el Congreso la concesión del préstamo del FMI, organismo que aseguran ha jugado un "desastroso papel" a lo largo de la historia argentina.

Los firmantes reconocen que "más allá" de que el plan económico llevado a cabo con el dinero obtenido sea "una decisión" de Macri y no "una imposición del organismo", de "no tomar inmediatas medidas" ello no excusará a Lagarde de su "corresponsabilidad en el desfalco que se realiza con fondos del empréstito en favor de grupos financiero-especulativos privilegiados".

"Y en las desastrosas consecuencias sociales que traerá este acuerdo, en particular para los sectores más empobrecidos", remarcan, y subrayan que desde que asumió Macri, en diciembre de 2015, la deuda pública aumentó en términos netos en más de 80.000 millones de dólares, un monto que aseguran ha estado sujeto al "despilfarro".

"Es una verdadera irresponsabilidad que se contradice con los objetivos del FMI otorgar en esta oportunidad un crédito récord sin tomar ninguna medida para evitar que, con los nuevos recursos, la política económica del gobierno arroje los mismos resultados", añaden.

La carta, que fue subida a la página Change.org para sumar firmas, insiste en que "las medidas establecidas" en el acuerdo agravan las "injusticias" en la sociedad.

"Queremos, además, alertar al Directorio (del FMI) sobre la explosiva situación social que vive la Argentina y que seguramente se agravará a medida que se apliquen las medidas pactadas", sentencian.

"No tenemos otro camino que repudiar este acuerdo ya firmado y considerar a la nueva deuda contraída bajo sus condiciones como 'odiosa o execrable'", concluyen en la misiva a Lagarde, a quien piden que comunique al directorio del FMI que el acuerdo "no cuenta con legitimidad jurídica, política ni social" y que los fondos "se utilizarán de manera claramente fraudulenta en perjuicio del país".