Embed

MIAMI.- Malena Burke celebra su carrera artística como no había hecho antes: con un concierto. Ya han pasado 38 años desde que esta gran bolerista cubana, heredera del legado de la legendaria Elena Burke, pisara el escenario de Tropicana por primera vez para hacerlo suyo y volar con alas propias.

Y el sábado 17 de marzo el Teatro Manuel Artime acogerá a la intérprete con el mismo cariño que Miami le ha demostrado desde su arribo a la ciudad en 1995.

“No esperé a cumplir los 40 años de carrera, celebro los 38. He hecho tantos conciertos en tantos años de vida artística, pero no había celebrado con un espectáculo. Y ahora me acompañarán invitados que son amigos de toda la vida, que quiero mucho”, expresó Malena Burke a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Alina Torres, una santiaguera maravillosa que traje desde Tenerife, me dio la inspiración para hacer un concierto variado como lo que fue Malena en Tropicana, con bailarines, mi gran orquesta, con invitados que son parte de mi vida como Marcelino Valdés, Ramoncitín Veloz, Rey Ríos y su hijo Eumir, a quien vi nacer”, añadió.

También la acompañarán Lena Burke y sus otros hijos en una noche de recital en la que, sin dudas, se sentirá la presencia de la Señora Sentimiento, como el pueblo cubano apodó a Elena Burke.

“Haremos un cuarteto de mujeres con mis hijas Flavia, Dulena y Lena, que sí se dedica a cantar; mi hijo también cantará algo. Vendrá desde México Felipe Valdés, el último guitarrista de mi mamá. Estoy muy emocionada, habrá muchas sorpresas, porque estoy rodeada de mucha gente que tiene ganas de dar amor”, adelantó sobre el show que marcará una gran celebración de su trayectoria.

De Alina Torres, la directora musical del espectáculo, estrenará Y por si acaso, tema de desamor pero esperanzador. También ofrecerá una canción nueva que Concha Valdés Miranda le concediera poco antes de morir. Y del repertorio de su madre se escucharán boleros como Obsesión y Mucho Corazón, pero con un toque acutal.

“Hemos montado canciones tradicionales cubanas que cantaba mi madre, pero con unos arreglos modernos de Alina Torres que cuando lo escuchen a cuatro voces, con mis hijas, será algo emocionante”, dijo.

Aunque es inevitable que recuerde a la mujer que le heredó el gusto por la buena música, no será una noche de nostalgia, sino de festejo. Para una noche de carnaval, también de Torres, fue la escogida para abrir y cerrar el concierto, con el que desea contagiar a su público de alegría.

“En estos 38 años dedicados a la música, además de mucho trabajo, ha predominado la armonía, la paz, las ganas de seguir llevando la felicidad y de dar lo mejor de mí”, reveló Malena Burke.

Precisamente, ese deseo de entregar siempre lo mejor y superarse a sí misma cada vez surge de la necesidad de honrar a su madre y reinventarse como artista.

“Mi madre fue una de las más grandes cantantes que dio nuestra Cuba y muy querida en muchos países, por eso creo que mi responsabilidad es hacerla quedar en alto y superarla si es posible. Y eso he tratado de hacer en estos 38 años”, expresó.

De su madre no solo heredó la fuerza escénica y una gran voz, también su público que, de cierta manera, ve reflejada en ella a la Señora Sentimiento.

“Ella tenía una fuerza de interpretación única. Yo la miraba y me quedaba extasiada. Una vez, un periodista me preguntó que por qué no la aplaudía y yo le contesté que para mí era como una diosa”, manifestó.

“Trataba al público como si estuviera en la sala de su casa, con mucha naturalidad pero con una maestría impresionante. Y eso lo aprendí de ella y me ha venido muy bien. También me ha servido el cariño de ese público de varias generaciones, que se enamoraron con su música, con la música tan bien hecha de la época del feeling cubano, cuya base era la armonía del blues americano”, agregó.

Ese bagaje musical, que la ha acompañado desde pequeña, ha sido responsable de que hasta hoy defienda el gusto por el bolero, entre otros géneros que la remontan a la época dorada de la música cubana.

“Mi mamá escuchaba muy buena música y muy variada, desde la clásica hasta la de otros países, y yo disfrutaba verla y aprendía de ella. Y todo eso hizo que mi mundo musical se enriqueciera. Puedo hacer un reguetoncito, porque hay que estar al día, pero mi música es un buen bolero, un son, un chachachá, que también tendremos en el show”, recordó.

Asimismo, reiteró su compromiso con la música que nutre el alma y ayuda a sanar.

“Siempre he tratado de mantener viva, con arreglos modernos, la bolerística no solo cubana, sino la latinoamericana, de esa época bonita de la música, los sones picarescos como los de Ñico Saquito”, destacó.

“La música hay que preservarla, sobre todo, en estos tiempos. No estoy en contra de los nuevos tiempos, del reguetón, pero sí de la grosería en las letras. Creo que no hay necesidad de eso. Hay que conservar las buenas canciones con letras bonitas, porque nadie se enamora con groserías al oído”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas