viernes 12  de  julio 2024
CINE

Película venezolana "Hijos de la Revolución" se proyecta en EEUU

La película está grabada en más de 20 locaciones, en su mayoría en Venezuela; pero también en algunas localidades de Colombia

Por Alexandra Sucre

MIAMI.- La película venezolana Hijos de la Revolución llega a Estados Unidos. El filme, producido por Amaury Mogollón y Wannda Perilla, y dirigida por el cineasta Carlos Caridad, narra el amor de dos jóvenes que se desenvuelve en medio de importantes momentos que han marcado la historia del país sudamericano.

"Dos jóvenes venezolanos de clases sociales y económicas diferentes, que quedan unidos por una coincidencia histórica: ambos nacieron la noche del 4 de febrero de 1992, cuando surgió Hugo Chávez en la palestra pública con un intento de golpe de Estado cambió el curso de la historia de su país", reza la sinopsis del filme.

La cinta está protagonizada por Naomi de Oliveira, Mauricio Celimén, Augusto Nitti, Jeska Ruiz, Daifra Blanco y Edmary Fuentes.

Si bien, sus productores aseguran que la trama no tiene como objetivo tomar partido, si esclarece cómo la sociedad venezolana se ha divido tras el ascenso del expresidente Hugo Chávez al poder.

Desarrollo del filme

La intención de realizar la película surgió durante el confinamiento del COVID-19, luego que el padre de Mogollón fuera diagnosticado con cáncer.

"Era como la necesidad de tener la cabeza ocupada. Aumary Mogollon, que es el productor de la película, tenía a su papá enfermo de cáncer. Ahí inició la idea de conseguir el guion de la película, de contarle al mundo qué era lo que había pasado en Venezuela", comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS Perilla, quien es la socia y pareja del productor.

Luego de tener listo el guion y los actores que darían vida a la historia, el equipo se dispuso a trazar la ruta para hacer posible la filmación.

La película está grabada en más de 20 locaciones, en su mayoría en Venezuela; pero también en algunas localidades de Colombia.

Los retos fueron muchos, especialmente lograr tomas que se desarrollaban a finales del siglo XX sin que se filtrara alguna imagen de una persona con un tapabocas; así como también filmar las escenas de protestas y conflictos sociales sin que las autoridades venezolanas impusieran restricciones o condenas al equipo.

"Es una película que tiene escenas de época: de 1992, del 2005, 2007, etc. Fue muy difícil porque cuando íbamos a grabar no se podía abrir el plano porque podía pasar alguien con un cubreboca. Ya partiendo de ahí la dificultad era alta", recordó Wandda.

Embed

"Adicional a eso, sabemos que en Venezuela cualquier tipo de filmación que pueda tener algún contexto político puede ser una problemática. Si bien nuestra película no tiene un tinte político, sí narra una historia en medio de un acontecer político y social, pero ese no es el principal objetivo. Fue difícil. No sabíamos como podía ser interpretado por el Gobierno que filmáramos una película que tuviera imágenes de archivo; además de nuestras propias imágenes recreando manifestaciones. Esto hacía que tuviéramos un porcentaje de adrenalina alto. Nos daba miedo que fuera malinterpretado por el Gobierno y que el equipo sufriera algunas consecuencias", agregó.

No obstante, durante el rodaje la producción no enfrentó ningún episodio que retrasara su desarrollo.

La productora ejecutiva resaltó que para el equipo era importante que la película fuese auténtica, por lo que decidieron recrear los conflictos sociales en Venezuela.

"Las escenas grabadas en Cali, Colombia, son escenas del final. Todo lo que representaba complejidad fue grabado en Venezuela, por eso sentimos que la película tiene tanto valor porque es una película venezolana, grabada en Venezuela. Esto hace que tenga un plus adicional y de alguna manera un reconocimiento porque fue arriesgado por parte del equipo que asumió el reto y lo llevó con orgullo".

Impacto

Fueron muchos los elementos que trascendieron en cada una de las personas que participó en el desarrollo de la historia.

Desde el productor Amaury Mogollón, quien regresó a su hogar, ubicado en el sector de Antímano, en Caracas, tras el fallecimiento de su padre para grabar algunas escenas; como a los actores jóvenes, quienes revivieron algunas protestas y la escasez de productos de la canasta básica.

"Eso fue bonito porque los toca a todos en diferentes momentos. Fue muy emotivo y duro. Al final de la lectura del libreto muchos lloraron, otros sintieron rabia. Y eso permitió que se conectaran con la historia".

La película ha estado presente en importantes festivales de cine internacional, como en el Venezuelan Film Hub - Marché Du Film de Cannes 2022, el Festival Cine Tech Future Fest, Polonia 2024, y el Festival de Cine Latino de Chicago 2024.

"Fue bonito porque había muchas películas venezolanas. Fue enriquecedor ver cómo todas intentan recrear momentos específicos del acontecer venezolano. Nuestra película tiene un corte histórico, y digamos que recoger 25 años de historia de Venezuela en una película de una hora y cincuenta minutos, es difícil".

Igualmente, señaló que el mensaje del filme es diferente para cada persona y la línea de tiempo a permitido que extranjeros entiendas las complejidades de la historia del país.

"Cada quien se va a llevar lo que le corresponde. Eso hace que tengamos esa diferencia, y saben la complejidad de esto y hace que sea tan interesante. Además permite a la personas que no conocen el contexto tener una visión. Ha sido bien recibida. Que personas que no fueran venezolanas ni latinoamericanas hayan entendido la película ha sido valioso".

Proyección en EEUU, Europa y Venezuela

Hasta los momentos, la película no ha recibido la certificación para ser proyectada en las salas de cine venezolanas; lo que llevó a los productores a una gira internacional para que la película fuese vista en funciones especiales.

"Nosotros tenemos claro que tenemos un retraso en la certificación en Venezuela que no es normal. Nosotros llevamos más de 11 meses solicitando el permiso. Entendemos el contexto: estamos en elecciones y sabemos que puede ser una película incómoda. Luchar con eso es complicado, pero no nos detiene y por eso iniciamos la gira internacional. Pero tenemos fe que no las van a dar. Y sino, igual seguiremos mandando cada requisito que se pida. Nosotros tenemos todo en regla, y es financiada con recursos propios".

En Estados Unidos podrá verse en Miami, el 10 de julio en Austin, Texas; el viernes 12 de julio en Los Ángeles; y el 14 de julio, de regreso a Texas, en Dallas.

También hay fechas programadas para Europa, específicamente en España en las localidades de Barcelona, Tenerife, Vigo y Madrid. "Arrancamos en Colombia la gira, luego vamos a Estados Unidos y España. Es una gira nutrida. En redes sociales nos preguntaban donde se proyectaría la película, y lo organizamos mientras logramos entrar a una plataforma digital".

Wandda aseveró que es un orgullo poder ver lo lejos que llegó Simón y esperan que Hijos de la Revolución pueda seguir sus pasos.

"Es importante que quienes vean la película hablen de ella, es la manera de que nos hagamos visibles para plataformas como Netflix, HBO, Amazon Prime; es la única manera que les resulte atractivo tenernos. Hagan ruido con nuestra película", comentó.

Por último, invitó a asistir a las funciones de la película y a apoyar al cine venezolano.

"Es una película venezolana hecha para el mundo, especialmente para Latinoamérica. Justamente porque tenemos que aprender de los errores para no repetirlos y creemos que esto nos va a permitir tener consciencia de lo que nos puede pasar. Es una clase magistral de algo que pasó y nos va a enseñar muchísimo, pero además a través del lenguaje universal que es el lenguaje del amor. Vayan y apoyen al cine venezolano y disfruten del buen cine y ver que estamos cruzando fronteras".

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar