BUENOS AIRES.- El duelo entre Boca Juniors y River Plate por la final de la Copa Libertadores pondrá a prueba no sólo a los dos más grandes del fútbol argentino, sino también a la pasión y los corazones de los hinchas, por lo que los expertos piden calma y prevención para que no sea "una final para el infarto".

"Preparé el living para ver el partido", señala una de las bromas viralizadas estos días en las redes sociales, junto a una fotografía de la sala de terapia intensiva de un hospital.

Es un chiste, pero refleja la preocupación de quienes temen sufrir demasiado con esta final a doble partido en la que está en juego "la gloria absoluta" o una derrota que llevará años digerir.

Embed

"Nosotros vivimos el fútbol con mucha pasión, el famoso 'hay que ganar porque es un partido de vida o muerte', lo decimos nosotros y hasta los jugadores lo dicen, y eso se refleja luego en el cuerpo", advierte el cardiólogo Ezequiel Berlante. "A lo mejor se puede comparar con otras situaciones de estrés que viven las personas como una separación, el fallecimiento de un familiar, un duelo. El mal manejo del estrés hace que pueda actuar como un gatillo".

El médico señala que no todos responden de la misma manera ante un mismo estímulo. "Se ha visto de todas maneras que hay un incremento de los eventos cardíacos en situaciones de extremo estrés", alerta el especialista del Instituto Cardiovascular Lezica de Buenos Aires.

"El estrés actúa como un gatillo, pero el paciente tiene que tener algunos factores de riesgo, como ser hipertenso, diabético o tener alto el colesterol, por ejemplo. A lo mejor tiene una enfermedad coronaria no conocida hasta ese momento y la situación de estrés desencadena aquella enfermedad que hasta ese momento se mantenía asintomática. De repente se desestabiliza y desata el accidente de la placa de ateroesclerosis en la arteria, que se termina tapando, y eso puede desencadenar un infarto o una arritmia", alerta el cardiólogo.

En Argentina, una de cada tres muertes es de origen cardiovascular, según las últimas estadísticas. Se registran entre 40.000 y 50.000 infartos agudos de miocardio por año, que causan unas 17.000 muertes al año, según estadísticas del Ministerio de Salud de 2015.

El fútbol ya ha demostrado que no es apto para cardíacos. Y así quedó demostrado el 30 de junio de 1998, cuando Argentina le ganó por penales a Inglaterra y clasificó a cuartos de final del Mundial de Francia 98.

Un estudio publicado en la revista médica "BMJ" (British Medical Journal) señaló que ese día y los dos subsiguientes hubo un aumento del 25 por ciento de infartos agudos de miocardio en los hospitales ingleses, con 55 admisiones más de las esperadas. "Tal vez los penales para definir partidos deberían ser abandonados por razones de salud pública”, escribieron sus autores.

Durante el Mundial de Alemania 2006 también se registró el alza del riesgo cardíaco para los fanáticos del fútbol. Doce horas antes y después de cada partido de Alemania se duplicaron las emergencias cardíacas en la región de Múnich, de acuerdo con un estudio publicado en "The New England Journal of Medicine".

En los hombres, las emergencias cardíacas treparon 3,2 veces. En las mujeres, subieron 1,8 veces. El mayor número de eventos se registró durante las dos horas siguientes al comienzo de cada partido de Alemania, y el riesgo fue mucho mayor en quienes tenían antecedentes coronarios, según el estudio difundido por la Sociedad Argentina de Cardiología.

La principal recomendación del cardiólogo argentino Berlant no se basa en medicamentos, sino en repasar la filosofía de vida de cada uno. "Es un deporte, la vida al día siguiente sigue, gane uno o pierda, y hay que tratar de disfrutar porque es un acontecimiento único, no se tienen que hacer malasangre si pierden, porque ganar los dos no van a poder". "Los hinchas tienen que ir más relajados porque sino se sufre mucho", alerta Berlante.

De cara a la final, la directora médica del servicio de emergencias Vittal, María Valeria El Haj, recomienda en tanto mantener la toma de medicamentos prescriptos y respetar los horarios, descansar un mínimo de ocho horas, no agregar sal a las comidas y evitar el exceso de alcohol, tomarse todo con la mayor calma posible, vigilar la tensión arterial y ante un dolor de pecho o alguna sensación desconocida consultar urgente al médico.

La preocupación por el estrés del "megaclásico" en la final de la Copa Libertadores llegó incluso a la música. La plataforma de distribución de música Spotify cuenta con una lista de canciones para domar los nervios camino al estadio o ante el televisor: "Calma es fútbol".

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas