Guillermo Santizo: "Las ventas minoristas son mi pasión, aspiro a supervisar 10 ó 15 tiendas"
31 de agosto de 2018 - 20:08 - Por CÉSAR MENÉNDEZ
Guillermo Santizo, gerente general de la tienda Walmart Doral, es un ejemplo de superación para la juventud latina en EEUU

Hace un año, por esta fecha, Guillermo Santizo tenía la difícil responsabilidad de combinar la obligación de abastecer a las personas de la comunidad, garantizar la seguridad de los 839 asociados que trabajan bajo su dirección durante el huracán Irma y resguardar la instalación del Walmart que más vende en EEUU.

El joven gerente siguió los protocolos de emergencia, se puso al frente de su tienda, contactó con los proveedores, garantizó la existencia de agua, velas, generadores, alimentos enlatados, linternas y todo salió a la perfección, incluso fue tanta la organización que esa tienda fue la primera en incorporarse a trabajar una vez pasado el ciclón que azotó grandes áreas del sur de la Florida.

Doce meses después del paso de Irma, DIARIO LAS AMERICAS quiso conversar con Santizo, gerente general de Walmart, en el Doral, quien nos atendió en la sede del local que administra.

Embed

Santizo es uno de los millones de latinos que llegan a EEUU buscando una oportunidad. Vino a Miami con apenas 8 años con su madre y hermanos, tras dejar atrás años de “pesadillas y calamidades” en Guatemala.

“Lo más importante para alguien que viene de fuera y aspira a hacer carrera en EEUU es aprender inglés”, esa era la obsesión del joven guatemalteco que rememora “aquellas clases” donde le enseñaban inglés y otras asignaturas en la lengua de Shakespeare. “Yo soy una persona muy ambiciosa y enseguida comprendí que la gran amenaza a todas mis aspiraciones era la barrera idiomática”. Por ello comenzó a hablar inglés con todo el mundo, incluso en la casa, con su padrastro, que lo dominaba a la perfección.

Sus primeros trabajos

Cuando cursaba High School en Miami Senior High, por las tardes comenzó a trabajar en un restaurante Pollo Tropical. “Yo era un buen estudiante, pero quería ganar dinero. Recuerdo que mi primer salario fue de 4,5 dólares la hora. Y aquello me parecía un dineral. Imagínese, tenía 17 años”, comentó sobre su primer empleo.

De esta forma descubrió el negocio minorista, el manejo y la administración de dinero. “En Pollo Tropical descubrí mi vocación por el servicio y el trato al cliente”.

Más tarde vinieron otros empleos, como CompUSA, donde comenzó de portero y llegó a ser coordinador de inventario de tienda. En Tuesday Morning ejerció de gerente de un pequeño local y en CVS Pharmacy logró el cargo de gerente de tienda.

La llegada a Walmart

Walmart es la principal minoristas de EEUU y emplea a 1,3 millones de trabajadores. Para una persona que hace carrera en el sector del retail, trabajar en este gigante es prácticamente un objetivo. “Siempre tengo muy presente una enseñanza de mi madre que decía: ‘A veces, para poder subir hay que bajar’”.

“Y eso fue lo que hice en 2009, cuando tuve la oportunidad de entrar en esta compañía como segundo gerente en desarrollo”, tras dejar atrás su puesto de gerente en CVS.

“Aquí, si un asociado quiere avanzar encuentra la forma de hacerlo”. Para Santizo, Walmart es como un gran árbol con diferentes ramas donde uno puede entrar y ascender a voluntad. Solo el pasado año ascendieron unos 200.000 trabajadores dentro de la compañía. Y algo muy importante es que el 75% de los cargos directivos ha desarrollado la carrera dentro de la propia empresa comenzando con trabajos pagados por horas.

El premio a los nueve años que Santizo ha dedicado a Walmart ha sido la gerencia de la tienda que más vende en el país.

El pasado año, a nivel nacional Walmart registró unos ingresos de 128.000 millones de dólares, un incremento de 4,5% con respecto a 2016. Esta empresa espera para finales del presente año llegar con sus productos al 40% de la población estadounidense.

“Ahora tengo bajo mi responsabilidad 839 asociados que ganan un salario promedio de 13,11 dólares la hora”, explicó Santizo con orgullo.

Irma, el mayor desafío

“Irma ha sido el peor huracán que he pasado desde que soy gerente. Ahora que cumplimos un aniversario de su paso, recuerdo que hace un año estábamos preparando las condiciones para enfrentarlo. Lo más importante era la comunicación entre los asociados, los otros managers y la dirección, para explicar qué está pasando y la forma de proceder”, reveló Santizo.

Todas las tiendas están dotadas de directrices para momentos de emergencias. En dichos documentos se contemplan los pasos a seguir. Por ello, cada año, en el mes de junio, las tiendas se preparan para el posible paso de un huracán. Los gerentes deben ordenar las mercancías de reserva necesarias y almacenarlas en un área creada al efecto.

“Con Irma nos preparamos muy bien, recibimos camiones llenos de mercancía, fundamentalmente agua”, recordó Santizo. “Lo mejor para enfrentar esa situación fueron nuestros asociados, quienes siempre estuvieron dispuestos a trabajar y colaborar en todas las tareas acometidas”.

Además de la organización para mantener el abastecimiento local, el equipo envió caravanas con suministros de socorro a los Cayos de la Florida para lo cual colaboró con la Guardia Nacional.

Latinos en Walmart

“He tenido la oportunidad de ser invitado al Hispanic Forum de Walmart. Allí nos reunimos los asociados hispanos y compartimos nuestra experiencia en la compañía. Somos una comunidad cada vez más presente dentro de la cadena. En ese forum interactuamos con ejecutivos hispanos que han hecho grandes carreras dentro de Walmart y sirven de inspiración a los nuevos asociados. También hablamos de la cultura de la compañía y como, en los EEUU, las raíces latinas cada vez tienen más impacto.”

A la pregunta de si se considera un ejemplo positivo para la comunidad latina, Santizo reflexionó:

“Creo que sí, por todo lo que he alcanzado trabajando, aunque mi camino no siempre fue el mejor, por algunas decisiones erróneas. Pero siempre he tenido buenos amigos a mi lado de quienes he recibido magníficos consejos. Eso me ha ayudado a hacer mi carrera y a asumir las responsabilidades que ahora ostento”.

Futuro

“Ahora dirijo la tienda más grande de la compañía. El siguiente paso es aspirar a un cargo superior. Me gustaría encargarme de un área con 10 o 15 tiendas. El universo de las ventas minoristas es realmente mi pasión. Para enfrentar los nuevos retos cuento con el apoyo de mi esposa, quien siempre me dice: si es importante para la familia, hazlo.”