Denuncian que gobierno de Trump negó atención médica a menores inmigrantes
19 de julio de 2018 - 12:07
El Centro para Derechos Humanos y la Fundación de Leyes Constitucionales presentaron esta semana en una corte de Los Ángeles los testimonios de decenas de inmigrantes que junto a sus hijos, menores de edad, pasaron frío, hambre y falta de atención médica mientras estuvieron detenidos

LOS ÁNGELES.- El Gobierno de Trump nodio atención médica a menores detenidos junto con sus padres, según una nueva denuncia de unos 200 progenitores arrestados junto a sus hijos por lasautoridades federales, dijeron a Efe activistas demandantes.

El Centro para Derechos Humanos y la Fundación de Leyes Constitucionales presentaron esta semana en una corte de Los Ángeles los testimonios de decenas de inmigrantes que junto a sus hijos, menores de edad, pasaron frío, hambre y falta de atención médica mientras estuvieron detenidos, como parte de la política antiinmigrantes de "cero tolerancia" de la Administración Trump.

La querella legal pide al tribunal que la Administración cumpla con el Acuerdo Flores, de 1997, que garantiza que los menores de edad deben estar retenidos en las mejores condiciones posibles.

Uno de los relatos presentados es el de Ruth, una hondureña de 28 años arrestada el pasado 4 de junio cuando ingresó al país por la zona de Hidalgo, en Texas, junto a su hijo de 7 años.

La madre aseguró que después de tres días detenida fue separada de su pequeño a pesar de advertir de que su hijo tenía fiebre. Los oficiales, segúnsu testimonio, dijeron que "eso no es una enfermedad".

Ruth fue recluida en un salón junto a unas 40 mujeres, algunas con sus niños menores de 6 años.

La hondureña asegura que el sitio, conocido como " la hielera" era muy frío y que los pequeños comenzaron con fiebre, a toser y vomitar. "No dejaban de llorar y los oficiales no hacían nada", sostuvo.

Aunque las mujeres pidieron ayuda a los agentes, éstos respondieron que no se trataba de "una enfermedad".

"Es una cosa de humanidad, esos niños deben ser tratados con respeto como lo dicta el Acuerdo Flores", dijo a Efe Peter Schey, director del centro y abogado principal en la demanda contra el Gobierno.

"El Gobierno, que tiene bajo su custodia estos menores, está arriesgando la vida de estos niños, y tenemos las pruebas", aseguró Schey.

La falta de atención médica, la calidad de la comida, el acceso al agua potable y la calidad del preciado líquido, así como la posibilidad del aseo personal, forman parte de la lista de las decenas de testimonios juramentados sobre malos tratos que habrían recibido los niños.

El 27 de este mes, de acuerdo con Schey, se dará un nuevo paso en la demanda, que también pide a la corte designar un supervisor especial para que vigile el cumplimiento del acuerdo.