Despiden a John McCain con honores en funeral en Arizona
30 de agosto de 2018 - 14:08
El féretro, envuelto en una bandera estadounidense, fue escoltado por el Equipo de Honores Funerarios Militares de la Guardia Nacional de Arizona

PHOENIX.- Los arizonenses tuvieron su propio espacio hoy para despedir al senador John McCain mediante una ceremonia en la rotonda del Capitolio del Estado, donde el gobernador Doug Ducey, junto a familiares, políticos y gente de la comunidad acudieron a darle el último adiós al "héroe estadounidense".

Esta mañana, el cuerpo de McCain fue trasladado desde la capilla A.L. Moore Grimshaw-Mortuary, de Phoenix, hacia el Capitolio, donde el féretro envuelto en una bandera estadounidense fue escoltado por el Equipo de Honores Funerarios Militares de la Guardia Nacional de Arizona.

Veteranos, militares y primeros oficiales de Arizona se alinearon en la plaza mientras transportaban los restos mortales del político, que falleció a los 81 años víctima de un cáncer cerebral.

La ceremonia privada incluyó comentarios del gobernador Ducey y del exsenador de Arizona Jon Kyl, mientras que la corona de flores fue conducida hasta el féretro por el amigo de McCain y ex congresista Jim Kolbe.

El senador Jeff Flake concluyó las exequias de hoy con una "bendición". Los familiares de McCain pasaron a despedirse con una mano puesta en la superficie del féretro.

Embed

Durante esta tarde, el público podrá presentar sus respetos al político y militar estadounidense en el Capitolio estatal.

Un portavoz de la familia McCain dijo que, mientras haya personas en la fila, el Capitolio permanecerá abierto.

En los últimos 40 años, solo otras dos personas han tenido el mismo honor fúnebre de McCain: la senadora estatal de Arizona Marilyn Jarrett, en 2006, y, en 1980, el atleta Jesse Owens, cuatro veces medallista del oro olímpico.

Mientras Arizona llora la muerte de uno de los veteranos de guerra más queridos, que fue prisionero y torturado por sus captores en Vietnam, y años más tarde excandidato republicano a la Casa Blanca en 2008, decenas de personas se volcaron hacia la comunidad para compartir sus historias sobre cómo los impactó.

"Todos sabemos la calidad de hombre que era, un héroe de guerra. Estoy sin palabras porque se trata de la inmensidad de alguien que dio su vida por el país", dijo a Efe Ana Pereira, asistente a la ceremonia y quien trabajó junto al senador en el 2006.

"Después de estar en cautiverio regresó y sirvió al país, y a pesar de todo era una persona humana, con un sentido del humor como nadie", sostuvo Pereira.

En el caso del senador republicano, su sepelio tendrá lugar el próximo domingo, 2 de septiembre, en la base naval de Annapolis (Maryland), después de que el sábado se celebre el funeral en la catedral de Washington.