WASHINGTON.- Poco tiempo pasó desde el inicio de la audiencia legislativa del viernes para que la representante Elise Stefanik, la única mujer republicana en la Comisión de Inteligencia que investiga al presidente Donald Trump, fuera interrumpida por el presidente demócrata del panel.

Los republicanos mantuvieron a la legisladora graduada de Harvard bajo los reflectores todo el día. Le dieron un papel prominente en el interrogatorio de la exembajadora en Ucrania Marie Yovanovitch a pesar de que Stefanik ocupa apenas el séptimo puesto entre los nueve republicanos de la comisión.

Te puede interesar

"Tenemos claro que usted nos interrumpirá durante toda la audiencia", se quejó Stefanik a los pocos minutos del inicio.

Aunque violaba las reglas de la comisión con sus propias interrupciones, dio a los republicanos una oportunidad televisada para acusar al presidente de la comisión Adam Schiff, némesis de Trump, de tratarla injustamente.

"Le está colocando una mordaza a la joven de Nueva York", dijo el republicano de mayor jerarquía, Devin Nunes.

No es casual que los republicanos dieran tanta prominencia a Stefanik, que luce más joven que sus verdaderos 35 años y quien es una de las 13 mujeres de su partido en toda la cámara.

Miembro de las comisiones de Inteligencia y las Fuerzas Armadas, su visibilidad ha aumentado a medida que se consolida en su distrito y en el recinto. Era lógico que se le diera un papel destacado el viernes, según varios republicanos.

"Es eficiente. Es una gran vocera", dijo el representante John Ratcliffe, también miembro de la comisión de Inteligencia. "Y estos asuntos son de su conocimiento".

Los demócratas dijeron que el papel destacado de Stefanik obedeció a consideraciones estratégicas.

La representante demócrata Val Demings dijo en el interrogatorio que "si quieren acosar a una testigo, funcionaria diplomática de carrera y con una trayectoria impecable, luce mejor que lo haga una mujer".

Legisladora desde 2014, Stefanik no es en absoluto una novata en política. Trabajó en la Casa Blanca durante la presidencia de George W. Bush y fue asesora de campaña de Paul Ryan, candidato a vicepresidente en 2012.

Republicana moderada, disintió con Trump en su intento de derivar fondos a la construcción de un muro fronterizo y al retirar al país del acuerdo de París sobre cambio climático.

Stefanik mantuvo un perfil bajo durante la investigación de un año de duración de la comisión de inteligencia sobre la ayuda de Rusia a la campaña de Trump en 2016, pero mientras la investigación de este otoño en Ucrania se intensificaba, tuiteó una crítica a Schiff por parodiar a Trump como jefe de la mafia que le estaba haciendo daño a alguien. Trump aprovechó esa narración, diciendo que Schiff había inventado una conversación.

A medida que Yovanovitch testificaba, Trump tuiteó que cada país donde ella había prestado servicio como embajadora se había "vuelto malo". Los demócratas lo acusaron de intimidación a testigos.

"No estamos aquí para hablar de tuits. Estamos aquí para hablar de delitos impugnables", dijo Stefanik a los periodistas.

Aprovechando el papel de Stefanik, republicanos y conservadores llenaron Twitter con elogios sobre su actuación, con un apodo: "Total rockstar".

Sin embargo, su oponente demócrata en las elecciones de noviembre próximo, Tedra Cobb, usó la aparición de Stefanik para recaudar fondos para la campaña, tuiteando que "el teatro político partidista está por debajo de la dignidad de su cargo".

FUENTE: AP/ALAN FRAM

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas