Año duro para los indocumentados en Miami-Dade
Para 2018 el panorama de los indocumentados no será mejor que el de 2017. Y los llamados "dreamers" continuarán con si situación migratoria en el limbo.

MIAMI.- Desde el 27 de enero de 2017 no tener estatus migratorio en Miami-Dade se ha convertido en un riesgo muy alto de deportación.

Bajo las directrices del gobierno de Trump, establecidas en varias órdenes ejecutivas, el hecho de haber entrado de manera ilegal al país ya es delito suficiente para convertir a un indocumentados de 10 o 20 años de vivir en Estados Unidos en objeto de deportación, así no hubiera cometido delito alguno durante todo ese tiempo.

Ahora los jóvenes que pudieron recibir DACA -un alivio migratorio para aquellos que entraron a este país como niños traídos por sus padres indocumentados- llegan al 2018 en un limbo migratorio.

Se esperaba que terminara 2017 con una solución permanente para 800.000 “dreamers” (estudiantes sin estatus migratorio) emanada de Washington, pero pasó la reforma tributaria y la ley del presupuesto sin que cualquiera de ellas hubiera servido de acicate para una negociación que condujera a la aprobación de una ley permanente para esos jóvenes.

En noviembre, el congresista republicano por el distrito 26, Carlos Curbelo, indicó que no votaría la ley de presupuesto si antes no se resolvía la situación migratoria de los “dreamers”.

Lo concreto es que la advertencia de Trump, aparecida este viernes en su cuenta de Twitter, crea un punto muerto en la discusión y es un baldado de agua fría para las familias inmigrantes: “A los demócratas se les ha dicho, y lo entendieron muy bien, que no habría DACA sin el muro de la frontera sur que se necesita de manera desesperada y sin ponerle fin a la horrible migración familiar y al ridículo sistema de lotería de visas. Debemos proteger a nuestro país a cualquier costo”.

Las cifras

De acuerdo con estadísticas de ICE (la policía migratoria) del 27 de enero al 28 de diciembre de 2017, hubo 966 personas detenidas en el Condado Miami-Dade.

De ellas, 765 fueron dejados en libertad y 436 fueron entregados a ICE, es decir, hay alta posibilidad de que sean deportados.

A 135 indocumentados en poder de las autoridades se les levantó el llamado “detainer”, es decir, la orden de ser entregados a las autoridades migratorias federales.

Y 201 indocumentados permanecen detenidos.

Se debe aclarar que, por ley, el condado Miami-Dade puede retener a un indocumentado por 48 horas. Si ICE no lo requiere, las autoridades condales lo dejan en libertad.

Pero en 2013 la comisión de Miami-Dade había decidido que si ICE pedía a un detenido después de cumplidas las 48 horas, el gobierno federal debía reembolsarle al Condado el costo de mantener a ese detenido por un tiempo mayor al establecido por la ley.

Después de la orden ejecutiva del presidente Trump firmada en enero 26 de 2017, en la que amenazó con suspender el envío de dineros federales a municipios o condados que no cumplieran con las leyes migratorias, el condado mantendrá a los indocumentados detenidos todo el tiempo necesario, si son pedidos por ICE. Y no pide que las autoridades en Washington reembolsen los gastos de mantener a esos prisioneros.

Para 2018 seguirá todo igual en el tema migratorio, según lo afirmó a DIARIO LAS AMERICAS Mike Hernández, el asesor de comunicaciones del alcalde Carlos Giménez.

“Cuando pasa a manos de ICE nosotros ya no tenemos jurisdicción sobre esos indocumentados”, precisó.