Los Cayos de la Florida se recuperan a un año del azote del huracán Irma
07 de septiembre de 2018 - 20:09 - Por DANIEL CASTROPÉ
Esta zona insular del sur de EEUU apenas logra recuperarse del impacto del huracán Irma, que causó ocho pérdidas humanas y dejó millones de dólares en daños

MIAMI.- El huracán Irma golpeó Los Cayos de la Florida el 10 de septiembre de 2017 con vientos sostenidos de 130 millas por hora, cuando muchos esperaban que atravesaría el área metropolitana de Miami. Ningún sector del territorio insular se salvó de los embates del ciclón, pero Marathon y Lower Keys, entre las millas 16 y 40, fueron las localidades más afectadas. Hoy, un año después, la zona más sureña de Estados Unidos logra despertar de una larga pesadilla.

Estadísticas actualizadas y dadas a conocer recientemente por el Condado Monroe, que comprende los cinco municipios de Los Cayos, indican que 1.179 viviendas fueron destruidas y otras 2.977 sufrieron daños importantes, de un total de 55.000 unidades habitacionales censadas en esa jurisdicción territorial.

De estas cifras, las áreas más afectadas fueron las de casas móviles y unidades prefabricadas. Un total de 666 de este tipo de hogares resultaron destruidos, mientras que 378 presentaron daños de alguna naturaleza. Por tanto, un elevado número de residentes se mantuvo por varias semanas en albergues habilitados por la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA).

Para afrontar estos problemas, el Gobierno federal, a través del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), destinó en días recientes 90 millones de dólares adicionales, que se suman a los 514 millones de dólares asignados al condado de Monroe desde el 4 de septiembre de 2018, según fuentes oficiales.

Un golpe al turismo

Cayos Florida
Los turistas regresan a Cayo Hueso.

Pero el huracán Irma, además de los ocho muertos que dejó tras su paso por Los Cayos, tuvo un fuerte impacto en el sector turístico y hotelero, que es la mayor fuente de ingresos de la cadena de 110 millas de “islas bajas” que se extiende desde el sur de Miami hacia el suroeste de la Florida.

En el lado del océano Atlántico, en Islamorada y Marathon algunos hoteles tuvieron “importantes impactos de marejadas ciclónicas”, y todavía varios de estos complejos habitacionales no abren sus puertas al público.

Más al sur, en Cayo Hueso, el Key West Bayside Inn & Suites tiene proyectado su reapertura en este otoño, en una fecha aún por definir. Uno de los grandes daños que sufrió este hotel fue la perdida de parte de su techo a raíz de los fuertes vientos que trajo el fenómeno natural.

Asimismo, DIARIO LAS AMÉRICAS logró comprobar que en la última semana de agosto pasado reanudó sus operaciones el Hawks Cay Resort, situado en Duck Key, tras una inversión de 50 millones de dólares, de acuerdo con sus propietarios. Este centro contrata a 200 empleados.

Además, Little Palm Island, famoso por ser uno de los resorts más exclusivos y lujosos de Los Cayos, ubicado en una isla privada a la vera de Little Torch Key, estará cerrado hasta principios del próximo año como consecuencia de una serie de problemas en su estructura.

De acuerdo con el sitio web de noticias Flo Valley News, la mayoría de las atracciones, restaurantes, tiendas minoristas, planes de paseos en bote y otras diversiones están funcionando en Islamorada, y en otros lugares de Los Cayos, “pero el mayor obstáculo en su recuperación es la falta de alojamiento” en los hoteles.

“Los Cayos viven”

Cayos Florida
Los hoteles vuelven a resplandecer.

De tal suerte, el congresista federal Carlos Curbelo promovió una campaña para “devolver” el turismo a la zona insular floridana, que debido al ciclón tuvo un descenso del 63% en los vuelos y de un 44% en la demanda de hospedaje, según Tourism Economics, una firma privada que estudia las tendencias del turismo.

Para Curbelo, que ocupa la silla del distrito 26 en el Congreso, con jurisdicción en parte del suroeste del condado Miami-Dade y todo el condado Monroe, “hubo muchos rumores de que Los Cayos habían sido completamente devastados, que no quedaba nada. Eso tuvo un efecto muy negativo sobre el turismo”.

Por eso –de acuerdo con el congresista– se implementó una “agresiva campaña” con el propósito de decirles al país y el mundo que “si bien hubo daños en hoteles, que tuvieron que cerrar, y también en casas, en otras partes como Cayo Hueso y Cayo Largo el daño fue menor y en pocas semanas esas áreas ya estaban sin mayores problemas”.

Adicionalmente, Curbelo dijo que el impacto económico que el huracán ha tenido sobre Los Cayos, y su comunidad, “no se puede exagerar”, y agregó: “La gran mayoría de nuestras islas han regresado a la normalidad, pero todavía algunos siguen sintiendo el impacto de esa fuerte tormenta”.

El legislador de cubano estimó que el ciclón “exacerbó” otro problema que es de vieja data en Los Cayos, y es el de “la vivienda asequible para maestros, policías, bomberos, empleados de hoteles, restaurantes y otros”.

Al respecto, Curbelo anunció que el Gobierno federal acaba de otorgar “unos 1.300 permisos adicionales para desarrollar proyectos de vivienda asequible en esa zona”, y aseguró que “estoy liderando un proyecto de ley para expandir un crédito tributario a los urbanizadores que se dedican a desarrollar ese tipo de proyectos”.

“Siempre es una tragedia cuando pasa una de estas tormentas, pero bajo el nuevo Código de Construcción, que ya tiene más de 20 años, en Los Cayos no se puede construir primer piso de viviendas, todas tienen que ser elevadas”, recordó.

El Gobierno federal , a través del Congreso, aprobó miles de millones de dólares para ayudar a los damnificados y a los Gobiernos condales, municipales, pero también sabemos que hay desafíos que son a largo plazo que van más allá de esa ayuda inmediata y el principal problema es el tema de la vivienda.

¿Otra tormenta?

CAYOS florida
Cayo Hueso presenta un aspecto renovado para turistas y residentes.

Tras el triste saldo de la pérdida de vidas humanas y la destrucción de miles de viviendas, surge la reconstrucción con un código más restrictivo.

Luego de los daños ocasionados por el huracán Andrew, en 1992, a más de 125.000 viviendas en la Florida, el estado de la Florida robusteció el Código de Construcción y eso quedó en relieve tras el paso huracán Irma, porque las viviendas que fueron construidas en los últimos 20 años sufrieron muy pocos daños, sin embargo, muchas que fueron edificadas antes fueron practicamente barridas por la tormenta y terminaron en el mar.

“Sabemos que todo el sur de la Florida es un área muy atractiva, pero existe el riesgo de que cada año nos impacte uno o varios ciclones”, recodró el congresista Curbelo.

Y añadió: “Cuando pensamos en Los Cayos, pensamos en la pesca, los restaurantes, los hoteles y el turismo, pero lo que muchas personas no saben es que en Los Cayos hay una comunidad de residentes permanentes, que han hecho sus vidas allí, y ellos son los que, con ayuda del Gobierno y de muchos grupos comunitarios, han revitalizado la zona”.