Secretario de Estado del Vaticano recibe a sacerdote cubano que escribió a Raúl Castro
El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, recibió al Padre Castor José Alvarez de Devesa, uno de los firmantes de la carta que tres sacerdotes de la isla enviaron al gobernante Raúl Castro pidiendo libertades

El secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, recibió este jueves al sacerdote cubano Castor José Alvarez de Devesa, quien el pasado 24 de enero, junto con los sacerdotes José Conrado Rodríguez Alegre y Roque Nelvis Morales Fonseca, escribiera una carta a Raúl Castro pidiendo libertades, elecciones libres y mejores condiciones de vida para los cubanos.

De acuerdo con una nota enviada por el Observatorio Cubano de los Derechos Humanos, el encuentro se produjo en el Vaticano alrededor de las siete de la noche, hora de Roma.

El Padre Castor José, cura del Modelo, en la oriental provincia de Camagüey, ha podido transmitirle en primera persona al secretario de Estado sus preocupaciones reflejadas en la mencionada carta, la cual le harán llegar al papa Francisco.

El encuentro se desarrolló en un ambiente de fraternidad, refiere la nota

El Padre Castor José Alvaréz se encuentra en Roma tras visitar el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, en Madrid, donde ha participado en distintas reuniones y encuentros con los medios de comunicación.

En la carta remitida al gobernante cubano Raúl Castro, los sacerdotes critican el "estilo totalitario" del régimen que "ha permeado cada capa de la sociedad".

La misiva denuncia que los cubanos "saben que no tienen libertad de expresión, se cuidan para decir lo que piensan y sienten, porque viven con miedo, muchas veces incluso, de aquellos con quienes conviven cada día: compañeros de escuela, de trabajo, vecinos, conocidos y familiares".

El texto igualmente revela que en la isla "convivimos en un entramado de mentiras que va desde el hogar hasta las más altas esferas. Decimos y hacemos lo que no creemos ni sentimos, sabiendo que nuestros interlocutores hacen lo mismo. Mentimos para sobrevivir, esperando que algún día este juego termine o aparezca una vía de escape en una tierra extranjera".

La postura de los sacerdotes cubanos llama la atención sobre el "desamparo económico que vive este pueblo, obligado por las circunstancias a mendigar la ayuda de familiares que lograron marchar al extranjero o a los extranjeros que nos visitan".

También alerta sobre la realidad de que los jóvenes cubanos "deberían encontrar posibilidades de trabajo que les permita desarrollar sus talentos y capacidades aquí y no vean como única salida irse de Cuba".

"Si escribimos esta carta es para evitar que un día, por alguna circunstancia, Cuba se sumerja en cambios violentos que sólo añadirían más sufrimiento inútil", advierten los sacerdotes cubanos que escribieron al gobernante cubano.

"Todavía tenemos tiempo de hacer un proceso progresivo hacia una pluralidad de opciones que permita un cambio favorable para todos. Pero el tiempo se acaba", denuncian. "Estamos a tiempo de construir una realidad diferente. Estamos a tiempo de hacer una Cuba como la deseaba Martí: 'Con todos y para el bien de todos'”.