¡Cualquiera, pero pronto! ¿Intervención humanitaria o militar?
02 de septiembre de 2018 - 12:09 - Por PEDRO MENA
Todos se limitan a resaltar y repetir como argumentos centrales, las prédicas y retóricas comunes de la trágica situación de sufrimiento de nuestro pueblo, víctima en definitiva de una feroz dictadura narco criminal y terrorista, de la incompetencia y carencia de una visión de la política real de consenso

En política no hay límites para la creatividad y la concreción de ideas prácticas en el marco de las realidades. No existe la magia, ni blanca, ni negra ni las acciones fantásticas de los llamados “videntes o pronosticadores del futuro”, ni el tarot, ni los seudo analistas del presagio negativo y mordaz. La política es una ciencia dinámica, activa, verdadera y fuertemente vinculada a los hechos y acontecimientos de la realidad social, política y económica.

Los hechos ocurridos ayer, solo son referencias históricas para los que están por suceder. El proceso inédito venezolano, no tiene semejanza, ni comparación con acontecimiento del pasado en América Latina, ni otra parte del mundo, por eso su desarrollo práctico ha dejado por fuera a los analistas, expertos y especialistas en la materia, que ninguno ha podido descifrar o concretar una plan o política de acción futurista, capaz de conducir con éxito el cambio requerido.

Todos se limitan a resaltar y repetir como argumentos centrales, las prédicas y retóricas comunes de la trágica situación de sufrimiento de nuestro pueblo, víctima en definitiva de una feroz dictadura narco criminal y terrorista, de la incompetencia y carencia de una visión de la política real de consenso, unidad de estrategia y acción de los dirigentes nacionales opositores, con sus debidas excepciones.

Muchos militantes y simpatizantes opositores y me atrevo a decir, un buen número de venezolanos de a pie, tienen la convicción de que la salida real de Maduro es sobre la base de la violencia armada, a “plomo limpio”, ya que ninguna de las opciones políticas democráticas, tienen posibilidad real de tener éxito. Descartadas las negociaciones o diálogos entre oposición y dictadura, la ruta electoral eliminada, dada los últimos hechos de mega fraude del régimen, las presiones, y para variar, según algunos analistas, no han sido extremadamente efectivas las sanciones políticas, económicas y diplomáticas impulsadas por la comunidad internacional, encabezada por la OEA, la Comunidad Económica Europea, Estados Unidos, Canadá y 17 países latinoamericanos.

Para culminar con este análisis, es necesario incluir algunos elementos y factores importantes en el desarrollo de una acertada estrategia de oposición y liquidación de la dictadura. La comunidad internacional tiene sus propias normas y exigencias legales y diplomáticas para poder llegar a la aplicación de medidas mucho más extremas contra un país. Ellas son muy lentas a veces, usando la simbología de un “elefante con artritis”, pero deben cumplirse todas las instancias, para finalmente por razones concluyentes se deban tomar decisiones de mayor peso, político y económico.

Estados Unidos tiene un liderazgo fuerte y decisivo en esta crisis humanitaria que sufre el país, y por estas razones de carácter estratégico y de seguridad hemisférica, debe modificar o cambiar producto de la realidad, sus actuales y futuras líneas de acción diplomática. Viene entonces un replanteo sobre la situación venezolana y ello conlleva a nuevas, fuertes y enérgicas medidas de presión definitiva para impulsar la derrota de la dictadura madurista, pudiendo llegar inclusive a la solución militar.

Yo no descarto a priori ninguna posibilidad en este sentido, luego de las declaraciones de nuestro amigo y solidario senador Marco Rubio, sobre la alternativa del uso de la opción militar, como un medio definitivo de salir de la dictadura en Venezuela. El senador afirmó: “Por meses y por años he apostado a una salida pacífica y no militar para Venezuela, pero las circunstancias han cambiado. Creo que hay un argumento muy fuerte y el régimen de Maduro se ha convertido en una amenaza a la región y a Estados Unidos. Maduro es un gobierno que apoya el narcotráfico, la guerrilla que están amenazando la estabilidad de Estados Unidos”. Más claro no canta un gallo, con esta declaración de guerra avisada, sin duda alguna vienen importantes e históricas decisiones por parte de Estados Unidos y la comunidad internacional.

Pero es importante navegar en el mundo de las especulaciones sobre este tema. Ya existen analistas explicando con lujos de detalles como será la supuesta invasión norteamericana. Como si se tratara de un show o evento que hay que publicitar previamente. ¿Desde cuándo una acción militar o un golpe de estado, debe ser promocionado públicamente? ¿Será que les entregaran con facilidad a sus enemigos todos los detalles para que fracase la operación?, Mi disculpa, pero no creo serio estar especulando y creando matrices de información falsas, sin asidero reales. Cuando ocurra un hecho histórico sin precedentes en Venezuela de este tipo, nadie lo sabrá y ocurrirá sorpresivamente para garantizar su éxito total. Tengamos calma, tolerancia y detengamos la diarrea e intolerancia “informativa”.

Lo importante, es que el gobierno de emergencia que surja como consecuencia de esta acción militar, tendrá que ajustarse a las normas constitucionales de nuestro país, designando un Presidente interino, que puede ser el Presidente de la actual AN, por un periodo de 30 días, y luego la Asamblea Nacional proceda a nombrar, como único órgano legítimo derivado de la soberanía del voto popular, al Presidente encargado por un periodo previamente definido, que permita celebrar luego mega elecciones en todas las estructuras del poder municipal, regional y nacional, nombrando a su vez un nuevo CNE independiente e imparcial, que garantice la recuperación institucional y el respeto al estado de derecho.

El pueblo venezolano no quiere más retórica de sus líderes opositores, desea hechos concretos que permitan atender las extraordinarias exigencias humanitarias, políticas y económicas. Cualquiera de las opciones: Intervención humanitaria o militar, por favor que sea pronto, los venezolanos nos aguantan más la crisis que tiene al país a punto de explotar. Venezuela es un símil de un barril de pólvora abierto y donde todo el mundo le lanza colillas de cigarrillos. Estalla en cualquier momento.