Es posible que el término “cuarto poder” esté perdiendo vigencia, en lo que se refiere a la influencia de los medios en la sociedad. Y es que ahora también enfrentan más desafíos al reinventarse a sí mismos, luego de las populares plataformas sociales en internet, que envuelven a un público que generalmente estuvo pasivo ante los medios.

Según Diana Owen, profesora en Ciencias Políticas de la Universidad de Georgetown, “la evolución de los nuevos medios alcanza un punto crucial durante la innovadora estrategia de campaña digital que el entonces candidato Barack Obama, quien usó los medios digitales durante las elecciones presidenciales de 2008 para crear un movimiento político que recopiló datos y creó perfiles de votantes para seguir a grupos específicos, como jóvenes votantes profesionales, con mensajes personalizados.

Te puede interesar

Sin embargo, según Owen, el auge de los nuevos medios en las últimas tres décadas ha complicado la existencia de las estructuras tradicionales. “Los nuevos medios pueden transmitir información directamente a las personas sin la intervención de guardianes editoriales o institucionales, que son intrínsecos a los formularios heredados. Por lo tanto, los nuevos medios han introducido un mayor nivel de inestabilidad e imprevisibilidad en el proceso de comunicación política”

Este hecho, definitivamente ha impactado la credibilidad del público y ha promocionado la polarización.

Tomando como punto de partida la política, el centro de investigaciones Pew sostiene que los republicanos e independientes que se inclinan por los republicanos consideran que muchos de ellos dependen en gran medida de fuentes y plataformas como poco confiables. Al mismo tiempo, los demócratas e independientes que se inclinan por los demócratas ven la mayoría de esas fuentes como creíbles y confían en ellas en un grado mucho mayor, según la encuesta de 12.043 adultos estadounidenses realizada del 29 de octubre al noviembre. 11 pasado.

En un año electoral, después de un juicio político al Presidente, es comprensible que las tendencias se intensifiquen.

La polarización política en torno a los medios o por ellos no es nueva, y de hecho viene desde el mismo momento de la fundación de Estados Unidos cuando el primer presidente de Estados Unidos, George Washington, quien había puesto especial empeño en unificar a la nación, fue criticado constantemente por periódicos partidistas, contrarios a sus políticas.

Sin embargo, la importancia de poder expresarse libremente ha sido parte fundamental de la democracia norteamericana, no en vano Estados Unidos ha sido un defensor a ultranza de la libertad de expresión en el mundo, como parte intrínseca de esos valores democráticos.

Las fricciones entre poderes son bienvenidas siempre que no perjudiquen su existencia.

En todo caso, recientemente trascendieron a la luz pública una nueva serie de impases con miembros de los medios y la actual administración lo cual parece haberse constituido en una tendencia.

Una periodista de National Public Radio, NPR en inglés, en entrevista con el secretario de Estado, Mike Pompeo, preguntó no solo sobre Irán pero también sobre Ucrania y el porqué del despido, de la embajadora estadounidense en Kiev, Marie Yovanovitch, en relación a la investigación sobre supuesta corrupción del expresidente Joe Biden y su hijo Hunter, el Quid pro Quo y el interés electoral.

Pompeo se disgustó por la pregunta y dio por terminada la entrevista.

Cuando ella respondió diciendo que había advertido a su personal que haría preguntas sobre Ucrania, el secretario de Estado pareció desestimar su explicación.

Días después, Pompeo prohibió a otra veterana reportera de la misma cadena National viajar con él como parte de la comitiva de medios que lo acompañaría a Ucrania, algo que fue considerado por la Asociación de Corresponsales del Departamento de Estado como una represalia.

En general, librar una guerra con la prensa no parece una estrategia acertada aun cuando haya querido hacer un guiño a su Comandante en Jefe.

En una reciente conferencia de prensa en Ucrania, Pompeo fue consultado por un periodista extranjero sobre la diatriba y el mensaje que Estados Unidos envía al mundo sobre la libertad de expresión, y respondió: "Es un mensaje perfecto sobre las libertades de prensa". "Son libres de hacer preguntas ... hay un periodista de ese mismo negocio que estuvo en una conferencia de prensa ayer. Espero que el resto del mundo siga nuestras libertades de prensa y las grandes cosas que hacemos en los Estados Unidos".

Ojala que signifique que la libertad de expresión seguirá viva en el país.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas