MIAMI.- Se necesitaron 67 intentos de derogar y reemplazar el llamado Obamacare y cuatro años de cerrada oposición para que los republicanos presentaran un proyecto para reformar la llamada ley de salud asequible, aprobada en 2010.

Este martes los representantes republicanos sacaron a la luz pública una propuesta que de inmediato generó reacciones no sólo dentro de los sectores radicales de ese partido, sino en los demócratas y otros sectores sociales.

En Florida José Suárez, director de comunicaciones del 1199 SEIU, que aglutina a los trabajadores de la salud, afirmó que “será difícil medir el impacto pero sabemos que muchos van a perder los subsidios porque ahora van a depender de un dinero que les llegará, cada año, en el mes de abril, por concepto de devolución de impuestos”.

Subsidios

La nueva propuesta eliminará los subsidios de acuerdo con los ingresos, pero lo nuevo es que las personas que tengan ingresos menores de 75.000 dólares y las familias con entradas menores de 150.000 dólares podrán tener devolución de impuestos. El plan republicano también plantea que haya subsidios (2.000 dólares) para personas menores de 30 años y el doble para los mayores de 60.

vista-documentos-propuesta-republicana-ley-protección-paciente-efe.jpg
Vista de los documentos que contienen la legislación alternativa propuesta por el Partido Republicano y la Ley de Protección al paciente y Cuidado de Salud Asequible, presentados en la rueda de prensa del secretario de Salud de <a href=Estados Unidos, Tom Price. " id="6022061-Libre-626140412_embed" />
Vista de los documentos que contienen la legislación alternativa propuesta por el Partido Republicano y la Ley de Protección al paciente y Cuidado de Salud Asequible, presentados en la rueda de prensa del secretario de Salud de Estados Unidos, Tom Price.

En relación con la devolución de impuestos Suárez opinó que “es un poco difícil pensar que una familia con la soga al cuello, ahora le van a decir que espere hasta el 17 de abril para que reciba un dinero de los impuestos para las cuotas del plan de salud para todo el año. Eso no va a funcionar”.

Hay dos puntos críticos, que están en la base de la posibilidad de bajar los costos de los planes de salud. La obligación de comprar un plan de salud y la expansión del medicaid.

En el plan republicano, se acaba con esa obligación de comprar un plan de salud –que conllevaba una multa para quien no la cumpliera– y plantea la posibilidad de que haya una penalidad del 30% a quien no compre, de manera sistemática, un plan de salud. Si alguien deja de tener un seguro de salud dos o tres años, cuando vuelva a tenerlo, deberá pagar un sobre costo del 30%.

“Vamos a regresar al año 2009, antes del Obamacare, cuando los hospitales perdían recursos financieros porque cuando la gente no está obligada a tener un plan de salud, espera hasta último momento cuando se empeora su salud, va a urgencia, no tiene dinero para pagar y los hospitales están en la obligación de atender a esas personas. Los hospitales pierden dinero y los precios de los seguros suben, porque esas clínicas deben recuperar esos recursos de una manera u otra”.

Multas

Las multas propuestas, además, no van a evitar que haya individuos que terminen en los hospitales públicos, sin seguro y sin posibilidad de pagar las cuentas. La carga caerá en las finanzas del sistema de salud público y en quienes sí pueden pagar los planes de salud.

OBAMACARE APROBACION 1.jpg
El presidente Obama saluda a los asistentes a la firma presidencial de la ley de salud asequible, convertida en ley de la república en el año 2010 después de intensos debates y protestas.
El presidente Obama saluda a los asistentes a la firma presidencial de la ley de salud asequible, convertida en ley de la república en el año 2010 después de intensos debates y protestas.

En cuanto a la expansión del medicaid, éste podrá seguir recibiendo dineros federales hasta el 2020. Pero con la salvedad de que para ese año se verá reducida la posibilidad de cobertura para las personas que clasifiquen para medicaid, porque se basará en lo que cada estado gastaba en 2016.

Según Suárez, “el gobierno federal no puede expandir el medicaid, ya lo dijo la Corte Suprema en relación con el Obamacare. Es el gobierno estatal el que puede expandirlo. Van a dar una cantidad de dinero en el 2020 basado en la situación económica de 2016. Y no alcanzará porque [cuatro años después] habrá más personas con problemas”.

Lo que no toca la nueva versión republicana es la prohibición del Obamacare de no asegurar a personas con preexistencias y la posibilidad de que un joven menor de 26 años pueda seguir incluido en el seguro de sus padres.

Cobertura mínima

También mantendrá la obligación de que cada plan de salud tenga una cobertura mínima, sin costo para los pacientes, que incluye maternidad y servicios preventivos. Además seguirá la prohibición de que las aseguradoras puedan definir el tiempo de la cobertura de salud.

“Lo único que se puede aceptar de un plan distinto al que existe, es que cubra a más personas y que los costos sean menores, porque hay gente que tiene cuotas muy altas donde no se expandió el medicaid”, indicó Suárez.

Como en época electoral, Florida será un importante terreno de batalla para quienes quieren o no mantener el Obamacare. Los republicanos están dividido y los demócratas no son mayoría ni en la Cámara ni en el Senado. Tampoco en el congreso estatal. “Todo el mundo tiene que estar llamando a sus representantes y senadores, republicanos y demócratas, para decirles que lo que están proponiendo debe ser más barato, cubrir a más personas y tener mejor calidad de servicio”, precisó el director de comunicaciones de SEIU.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas