“La orden ejecutiva [emitida por el Gobierno del presidente Donald Trump] es sin duda un instrumento que da un alto grado de protección a acciones que se puedan tomar con respecto a los activos que representa CITGO, [la filial de la estatal petrolera venezolana PDVSA]”, aseguró Juan Fernández, un experto petrolero venezolano.

“Es decir –apuntó–, ni el gobierno que usurpa el poder en Venezuela, ni Maduro, pueden vender, ni traspasar, ni hacer nada con esos activos que están en los Estados Unidos. Eso también, si lo quiere ver uno de otra manera, hace que el propio gobierno del presidente [encargado] Juan Guiadó, tenga esa responsabilidad, [la de] de proteger esos activos”.

Te puede interesar

Fernández, miembro de Gente del Petróleo, recordó que la compañía minera Crystallex, dedicada a la extracción de oro en Sudamérica, luego de un largo camino de demandas tras haber sido expropiada por el gobierno de Hugo Chávez, ganó un juicio de arbitraje en el CIADI, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, por lo que el Gobierno de Venezuela debía compensarla por la pérdida económica que se le generó. Esta deuda no fue saldada por Chávez, luego intentaron llegar a un acuerdo con Nicolás Maduro, pero tampoco lograron cobrar, por lo que “buscaron que se les compensara con el argumento de que la República, PDVSA y CITGO son lo mismo”.

El experto en temas petroleros resaltó el criterio de algunos que aseguran que con la orden ejecutiva “estamos totalmente protegidos porque bloquea esos activos”, pero hay que considerar que en EEUU hay separación de poderes, por lo que Crystallex tiene la opción de ir a un tribunal y buscar que esa sentencia, que le fue favorable en el tribunal de apelaciones, se pueda ejecutar.

“Cuando se lee la orden ejecutiva, ahí no hay nada escrito explícitamente que aclare que, si hay una sentencia de una empresa que tenga una demanda, una sentencia de un tribunal que le otorgue un beneficio de compensación por un hecho que fue realizado por el Gobierno de Chavez y de Maduro, no lo pueda cobrar”.

Destaca que “allí hay una arista donde pienso que Crystallex probablemente acuda, porque hemos visto que ellos han insistido en que PDVSA, CITGO y el gobierno chavista es lo mismo”.

Aseguró que en ese caso, el presidente Juan Guaidó puede interponer una demanda de nulidad sobre ese hecho basado en lo de Crystallex, “donde el tribunal puede aplicar jurisprudencia diciendo que fue una decisión del ejecutivo, es decir del presidente Trump y que en consecuencia, hasta que no se resuelva la situación de Venezuela, no se pueden ejercer acciones con respecto a esta solicitud de pago que le otorga a Crystallex, y de esta manera queda diferido como en un estado de limbo, entre comillas”.

Fernández expresó que el cuidado que hay sobre CITGO se debe a que esta corporación le permite a Venezuela “una colocación diaria de 400.000 barriles de petróleo pesado. CITGO tiene una capacidad de refinación de 749.000 barriles por día en sus tres refinerías de alta complejidad”. (Cabe recordar que esa producción se asemeja a la de toda Colombia, que en noviembre pasado fue de 883.239 barriles en promedio por día).

A juicio del experto venezolano, cuando Maduro salga del poder se podrá activar el mercado de EEUU de forma rápida, que es el comprador que mejor paga y lo hace a tiempo, de ahí la importancia de mantener a CITGO protegida para la nueva etapa que vendrá para Venezuela.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas