En un artículo de opinión publicado en CUBANET bajo la firma de Javier Prada, se analiza la posición mimética y retrógrada del tardocastrismo, que, a un mes de las protestas del 11 de julio, deja al descubierto el verdadero rostro de la dictadura cubana. A continuación reproducimos el texto.

El escenario que atraviesa Cuba en estos momentos supera cualquier descripción. La gente está muriendo; tan simple y terrible como puede sonar, es un hecho. Muriéndose a chorros, delante de sus seres queridos que solo atinan a gritar desesperados, exigiendo la atención de médicos que ahora mismo se están aferrando con el alma al juramento hipocrático para no abandonar sus ingratos puestos de trabajo e irse a sus casas a ponerse a salvo, a llorar tanta miseria material y humana, tanto desamparo por parte del gobierno, tantos decesos que pudieron haberse evitado.

Te puede interesar

El epidemiólogo en jefe, Dr. Francisco Durán, sale en televisión para mentir y aplaudir marchas de reafirmación revolucionaria que se tragan recursos que deberían ser destinados a los hospitales. Las cifras oficiales de fallecidos son una falacia. En cualquier pueblo de provincia mueren diez o veinte personas en una sola noche, agonizando por falta de oxígeno, aterradas por el abandono y la suciedad que las rodea. Debe ser horrible morir en un banco frío, abandonado sobre una camilla, o pataleando en el suelo hediondo de un hospital mientras los pulmones colapsan.

Los cubanos se mueren y Miguel Díaz-Canel baila en la Universidad de La Habana rodeado de un grupillo de simpatizantes que desprestigian la orgullosa institución que una vez vibró con el liderazgo de José Antonio Hecheverría. Díaz-Canel celebra con brincos la agresividad del coronavirus que se está ocupando del exterminio sistemático de la población cubana para no tener que delegar esa tarea a los cuerpos represivos, que también han hecho lo suyo, pero no sin levantar un fuerte repudio dentro y fuera de la Isla.

La pandemia se lo ha puesto fácil, no solo porque cada cubano muerto alivia el gasto público, también porque el dolor de las pérdidas ha puesto una frágil pausa al ímpetu social que se transformó en rebelión el pasado 11 de julio. La gente anda de luto, acuciada por la falta de alimentos y medicinas, con miedo a caer en un hospital y aturdida por el desastre en que se ha convertido el país que lo tenía todo bajo control; el que envía médicos a todos los rincones del planeta; el de los 100 millones de dosis de Soberana 02; el del candidato vacunal con una eficacia del 92.28%; el que se ha vanagloriado, en fin, de ser una potencia médica.

Díaz-Canel baila y las imágenes de su pachanga llegan a cada hogar a través del noticiero, para callarles la boca a los que aún creían que la actual catástrofe no es culpa suya; los que creyeron que eso de “la orden de combate está dada” era solo una expresión, que en realidad él no quería que la gente saliera a matarse en las calles. Todavía quedaban unos pocos convencidos de que Díaz-Canel actuaba bajo presión, hasta que lo vieron saltando con el puño en alto en la Plaza Cadenas el mismo día que el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) reportó 8 399 nuevos casos de coronavirus y 93 fallecidos.

Bajo presión puede firmarse un Decreto, pero no celebrar sin tacto ni mesura ante los ojos de un país donde los presos, enfermos y muertos están a la orden del día. No se habla de otra cosa. La carne rusa y el módulo gratuito añaden otra burla a un pueblo que ni siquiera puede desayunar con un trozo de pan decente. En las colas nadie se felicita por recibir esas baratijas. El desagrado de los cubanos hacia el régimen no ha disminuido una onza y Díaz-Canel es, por mucho, más odiado que Raúl Castro.

Embed

Pero ni él ni los verdaderos dueños de Cuba se irán por las buenas. El pueblo les dice que se vayan y se lleven su cochino dinero; pero no funciona así. Los Castro, los López-Calleja y otras familias llevan 62 años viviendo cómodamente de la renta de un país, decidiendo a quién y en cuantos millones venden las parcelas, disponiendo de todos los recursos sin fiscalización ni transparencia. Han acumulado fortunas a costa de desangrar la nación, y esa huida que muchos anhelan, otros no la aceptarán porque implicaría renunciar a la justicia. Desde Raúl Castro y Díaz-Canel hasta el último cuadro del Partido Comunista, Cuba está administrada por delincuentes de cuello blanco o camisas a cuadros que no merecen una salida fácil, al estilo “recoge tu plata y lárgate”.

Ellos lo saben y tratan de ganar tiempo aprovechando la incapacidad política de Díaz-Canel. Mientras el aspirante a Ceaucescu conquista el odio de la nación, los cabilderos de la dictadura mueven sus influencias en el exterior; sobre todo en Washington para lograr el mejor acuerdo posible con la Casa Blanca, que no obstante haberse mostrado hasta ahora indiferente y morosa, al menos no ha sido agresiva. Con eso se puede trabajar. No será la primera vez que Estados Unidos y el castrismo se entiendan en el más absoluto secreto.

FUENTE: Cubanet

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.97%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.33%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.69%
61413 votos

Las Más Leídas