EEUU dice que el régimen venezolano está robando oro y ayuda alimentaria
10 de septiembre de 2018 - 16:09
Nikki Haley de EEUU presidió hoy el primer debate en este órgano dedicado exclusivamente al vínculo entre la corrupción y los conflictos, una sesión impulsada por su país aprovechando su mes al frente del Consejo

NACIONES UNIDAS.- Estados Unidos presionó este lunes en Naciones Unidas al resto del mundo para que deje de cooperar con el régimen de Venezuela, acusando al gobernante, Nicolás Maduro, de liderar un "régimen corrupto" que amenaza la estabilidad regional.

"Cualquier país que hace negocios con Maduro y su Gobierno está dañando a propósito a los venezolanos", aseguró la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

La diplomática presidió una reunión informal del Consejo de Seguridad, organizada por la delegación estadounidense para analizar la crisis venezolana, que habitualmente no figura en la agenda de este órgano.

Washington ligó la cita a una sesión oficial, celebrada unas horas antes, sobre los vínculos entre la corrupción y el estallido de conflictos.

Embed

Según Haley, "Venezuela es una llamada de atención" para el mundo sobre la necesidad de actuar frente a la corrupción, pues ese tipo de comportamiento por parte de autoridades termina desembocando en problemas internacionales.

"Hemos estado hablando de Venezuela desde hace mucho tiempo, ahora tenemos que hacer algo sobre Venezuela", avisó.

La diplomática apuntó, en concreto, a los países que "están dando apoyo a Maduro" y a aquellos que se están enriqueciendo gracias al régimen: "tenemos que decir que ya basta", insistió Haley.

El opositor venezolano, Carlos Vecchio estuvo presente en la sesión y agradeció a Haley por no ignorar la crisis venezolana.

Embed

EEUU pidió al resto de Estados que sigan su ejemplo e impongan sanciones a funcionarios venezolanos, que les impidan el uso de sus estructuras financieras y que investiguen movimientos sospechosos de capitales.

También llamó a buscar fórmulas para romper el "control" que ejerce el régimen sobre la población gracias a la distribución de alimentos y medicinas y solicitó que se detenga cualquier financiación a las autoridades y empresas públicas, pues esos fondos terminarán siendo "robados".

Las recomendaciones las hizo el subsecretario del Tesoro para Financiación Terrorista, Marshall Billingslea, que denunció ante el Consejo de Seguridad la "cleptocracia" en la que se ha convertido Venezuela.

"Bajo Maduro, la malversación, la corrupción y el fraude se han convertido en toda una política económica, destinada a mantener la lealtad de figuras del régimen que apoyan su continuidad", subrayó.

Entre otras cosas, Billingslea acusó al régimeno de estar explotando ilegalmente los yacimientos de oro del país para su propio beneficio y de "robar" del sistema de distribución de alimentos a la población, articulado a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

En la sesión intervino además la directora ejecutiva de la organización Transparencia Venezuela, Mercedes de Freitas, quien denunció que el país es "el ejemplo perfecto de la gran corrupción", con responsabilidades al más alto nivel y total impunidad.

Varios países miembros del Consejo de Seguridad tomaron también la palabra durante la reunión para dejar clara su preocupación por la situación venezolana.

Entre quienes no participaron destacaron algunos como Rusia, China o Bolivia, que el año pasado ya boicotearon una reunión parecida organizada por EEUU y que defienden que la cuestión de Venezuela es un asunto interno, que no presenta una amenaza internacional y que, por tanto, no debe tratarse en el Consejo de Seguridad.

La semana pasada, esos y otros países rechazaron con los mismos argumentos la decisión de Washington de llevar ante el Consejo la situación en Nicaragua.

Haley, mientras tanto, defendió que es obvio que la crisis en Venezuela está teniendo un impacto fuera de las fronteras, principalmente con el éxodo masivo de venezolanos a países como Colombia, Perú, Brasil y Ecuador.

Además, aseguró que problemas regionales como el tráfico de drogas están agravándose por el "Gobierno corrupto de Venezuela" e insistió en que el Consejo de Seguridad "debe hacer más" para responder a la amenaza que emana del país.

Haley, además, acusó a Caracas de tratar de usar cualquier vía a su alcance para tratar de "distraer" de la situación del país.

La diplomática se expresó así al ser preguntada por los periodistas por las supuestas reuniones mantenidas por funcionarios estadounidenses con militares rebeldes venezolanos para discutir un posible golpe de Estado, de las que informó este fin de semana el diario The New York Times.