MIAMI.- En la pasada sesión legislativa hubo dos proyectos de ley que buscaban restringir el derecho al aborto. Las dos iniciativas no pasaron. Pero el precedente sentado por el parlamento de Alabama, donde se acaba de aprobar y firmar una ley que prohíbe el aborto, incluso en casos de incesto o violación, podría tener eco en Florida.

Una de las iniciativas que no pasó fue la de que los médicos pudieran practicar la interrupción del embarazo si se detectaban los latidos del corazón del feto. La otra propuesta requería que si una mujer menor de edad quería abortar debía, por una parte, tener el consentimiento de sus padres o una orden judicial que la eximiera de dicho permiso.

Te puede interesar

Esos dos proyectos naufragaron en una sesión legislativa que ha sido considerada, por los observadores políticos, como una de las más conservadoras en la historia reciente del Estado.

Varios proyectos de ley, firmados por el gobernador Ron DeSantis, abrieron las puertas para armar a los maestros en las escuelas, obligar a las autoridades estatales, condales y locales a cumplir con los requerimientos de las agencias federales de inmigración, restringir la manera como se financian las iniciativas populares con el fin de lograr cambios en la constitución, por fuera del parlamento estatal.

Para Anna Eskamani, representante estatal demócrata por el distrito 47, una de las razones por las que ha sido difícil que los proyectos antiaborto logren llegar al escritorio del gobernador, es porque “contamos con una ley muy sólida que protege el derecho a la privacidad, es una protección única que tiene la Constitución de la Florida”.

Eskamani, antes de ser legisladora estatal, trabajó con Planned Parenthood, organización que presta servicios médicos –entre ellos la interrupción del embarazo- a las mujeres de bajos recursos económicos. “He estado en la trinchera, ayudando a las pacientes en su lucha contra las restricciones al aborto”.

DIARIO LAS AMÉRICAS trató de hablar con legisladores republicanos como Ana María Rodriguez, Anitere Flores o Manny Díaz pero no estuvieron disponibles o no respondieron.

De acuerdo con la congresista estatal demócrata, que terminó su primer año legislativo en Tallahassee, las mujeres pertenecientes a las minorías son las que sufren más con las restricciones que de hecho ya existen en el Estado del Sol para quienes quieran abortar de manera segura. Sólo en 17 de los 67 condados hay este tipo de servicios médicos.

“Hay una importante falta de acceso a ese tipo de procedimientos médicos. Una paciente debe viajar horas para que sea atendida por un especialista”, explicó Eskamani.

Para la congresista las mujeres deben tener enfrente de ellas todas las opciones y decidir de acuerdo con lo que diga su médico, le dicten su conciencia, su religión o su familia, “pero no los políticos”.

¿Por qué?

Según un informe de The Ledger, varias legisladoras estatales republicanas, del centro y norte del estado, estarían de acuerdo en que se apruebe en Florida una ley similar a la de Alabama.

“Esas declaraciones son motivadas por puras razones políticas, las legisladoras buscan ser lo suficientemente conservadoras con el propósito de activar a su base y generar un ambiente de polarización”, indicó Eskamani.

En las encuestas siempre hay una mayoría que no quiere que la Corte Suprema de Estados Unidos pueda llegar al punto de derogar la ley (Roe v. Wade) que legalizó, en 1973, el aborto en este país.

A pesar de que hay antecedentes en los que el Supremo de la Florida ha declarado inconstitucional algunos intentos de limitar el aborto, la nueva composición de ese tribunal –ahora de mayoría conservadora- podría ya no ser garantía de que base sus fallos por antecedentes o a la luz del derecho a la privacidad.

“Quienes se oponen al aborto están muy entusiasmados por lo que pasó en Alabama”, recalcó Eskamani.

Recordó que el presidente del senado estatal, el republicano Bill Galvano, advirtió al inicio de las sesiones legislativas de este año que no quería ver proyectos de ley relacionados con el aborto que fueran, de entrada, inconstitucionales, “porque eran una pérdida de tiempo”.

“Pero esa opinión de Galvano también puede cambiar en la sesión legislativa de 2020”, aclaró Eskamani.

De hecho, la ley aprobada en Alabama no puede entrar en vigor, al menos por ahora, ya que contradice la legalidad dada por la Corte Suprema en 1973 a la esta práctica del aborto.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas