MIAMI.- Durante varios meses el precandidato republicano a la gobernación de Florida, Adam Putnam, encabezó las encuestas. Él es el comisionado de agricultura, miembro de una familia tradicional en el norte del estado, tanto que un condado lleva su apellido.

Además, es un republicano moderado, una figura joven, que empezó su carrera política a los 22 años. Cuando despegó su precandidatura a la gobernación por el Partido Republicano se veía como el candidato con más opciones de ganar la nominación de su partido y pelear el puesto de primera autoridad del Estado del Sol con el candidato demócrata.

Durante la tormentosa primaria republicana, con el protagonismo creciente de Donald Trump, Putnam se alineó a la candidatura de Jeb Bush, pero cuando ésta colapsó, el comisionado de agricultura fue crítico de Trump y no apareció en ninguna de sus manifestaciones ya como candidato oficial a la presidencia.

En este momento, el respaldo al presidente Trump en la Florida está por encima del 50%. Y su partido, en el ámbito nacional, lo respalda casi en un 90%.

Por lo tanto, era de esperarse que la precandidatura del congresista federal Ron DeSantis, con el apoyo total de la Casa Blanca, empezara a adquirir fuerza hasta el punto de que en la actualidad sobrepasa de manera amplia a Putnam, según las últimas encuestas.

El más radical

En uno de los pocos debates que han tenido los dos precandidatos republicanos a la gobernación, uno de los ataques centrales de DiSantis a Putnam fue el de su desgano hacia la figura de Trump.

Y los dos compitieron por quién se mostraba más radical en el tema de control armas y en la cuestión migratoria.

Incluso, en un momento dado, antes de la masacre en la escuela Marjori Stoneman Douglas, Putnam llegó a decir que era un “orgulloso vendido a la NRA” (Asociación Nacional del Rifle).

Putnam ha tenido los recursos de campaña más grandes de todos los candidatos a la gobernación, tanto demócratas como republicanos. Pero el primer signo de dificultades en su campaña fue cuando los jóvenes de la Stoneman Douglas llamaron a un boicot contra la cadena de supermercados Publix por apoyar a Putnam, alguien que, a los ojos de los estudiantes, era un aliado incondicional de la NRA.

Y vino el escándalo de la falta de revisión de antecedentes para los compradores de armas, por parte de la oficina de Putnam. Eso significaba que durante meses cualquiera pudo adquirir un rifle o un revolver sin que ninguna institución del gobierno estatal revisara si esa persona estaba habilitada para portarlo.

DeSantis ha sido un férreo defensor de Trump y un permanente invitado a los programas de FOX para respaldar, desde Washington, momentos tan polémicos como la cumbre en Helsinki entre el presidente de Estados Unidos y el mandatario ruso, Vladimir Putin.

Antes, justificó las medidas del gobierno de cero tolerancia frente a la inmigración indocumentada, y su política de dividir a las familias y detener a quienes buscaran asilo o refugio en tierra estadounidense.

Este 31 de julio está anunciada la visita de Donald Trump a Tampa, para apoyar a DeSantis.

¿Ventaja?

A pesar de las encuestas, Putnam negó este martes, en conversación con DIARIO LAS AMÉRICAS, que su oponente le haya sacado una ventaja considerable. “Es una carrera dura, creo que nuestra trabajo con las bases es muy fuerte, cerca de 50 alguaciles en todo el estado y organizaciones de bomberos y policías nos apoyan. Creo que todo el trabajo que hemos hecho con la gente es la razón por la que vamos a ser exitosos el próximo 28 de agosto [fecha de las primarias]”, sentenció.

Volvió a repetir la línea de ataque contra DeSantis, en cuando a que él no está metido a fondo en los problemas de la Florida. “Los floridanos quieren un gobernador que conozca Florida. No alguien que habla desde un estudio de televisión, fuera del Estado”.

Recalcó que el estado necesita alguien que se remangue “y este aquí para entender las diferencias de lo que está pasando en nuestras escuelas en Hialeah o en el condado de Hamilton, al norte de la Florida”.

“Una declaración en televisión no resuelve los problemas. Los votantes van a ver que mi campaña está enraizada en primero Florida, y francamente mi plan es tomarse el Estado en lugar de dar opiniones desde una perspectiva nacional”, enfatizó Putnam.

Con respecto a la comunidad inmigrante, siguió el mismo discurso republicano en Florida y en otras partes del país: “no podemos permitir que Florida se convierta en un estado santuario, en el que la gente esté viviendo bajo otras leyes. Queremos asegurarnos de que las personas estén seguras en sus casas, y por esto tengo el apoyo de las autoridades, queremos asegurarnos de empoderar a las familias y darles una oportunidad de encontrar una vida mejor aquí en Florida”.

Consideró que la Florida es un destino para muchos inmigrantes, una “plataforma de lanzamiento para lograr el sueño americano”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas