El Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) son dos agencias federales vitales para el bienestar de nuestro país. Por eso, apoyé el 21st Century Cures Act. Este proyecto de ley proveerá 4.8 mil millones de dólares al NIH y 500 millones de dólares al FDA en un esfuerzo por modernizar estas instituciones vitales. El proyecto de ley también autoriza mil millones de dólares en subsidios a diferentes estados para combatir el abuso de drogas, a la misma vez, fortaleciendo la infraestructura de servicios para la salud mental de nuestra nación creando la posición de secretario auxiliar para la Salud Mental y el Abuso de Drogas. El 21st Century Cures Act crea tribunales federales de drogas, los cuales forman parte de un modelo de tribunales de drogas de la Florida, primeros en nuestra nación, por los que abogué firmemente. El proyecto de ley también busca mejorar el acceso a la atención de salud mental para los menores de edad y aplicar otras reformas bipartidistas.

El 21st Century Cures Act incorpora aspectos de la ley Anna Westin; una ley presentada por el Representante Deutch (FL-21) y yo en un esfuerzo para combatir los trastornos alimenticios en hombres y mujeres. Al incluir términos específicos de la Ley de Anna Westin en el 21st Century Act, se marca la primera vez que la Cámara de Representantes ha aprobado un proyecto de ley que se ocupa directamente de los trastornos de la alimentación y los daños que estos ocasionan. Por último, apoyé una disposición bipartidista, incluida en el proyecto de ley, que permitirá que el FDA otorgue autorización de uso de emergencia para tecnologías innovadoras de control de vectores. Esto se espera que amplíe rápidamente la gama de herramientas disponibles para el estado de la Florida y nuestros gobiernos locales del sur de la Florida en la lucha contra el virus del Zika y la invasión de mosquitos. Junto a la lucha contra el zika, el 21st Century Cures Act beneficiará a los hospitales de nuestra comunidad, incluyendo el Sylvester Comprehensive Cancer Center, el cual no será afectado por los recortes esperados de Medicare.

Estoy orgullosa de apoyar este proyecto de ley, que ayudará a impulsar el estudio de la biotecnológica y la atención médica, a proporcionar reformas cruciales a los programas de salud mental, y desarrollar nuevas herramientas para luchar contra el abuso de drogas y alcohol, todo para el beneficio a largo plazo del pueblo estadounidense. El espíritu de la ley Anna Westin también está presente en este proyecto de ley y provee una vía para millones de jóvenes estadounidenses afectados por trastornos alimenticios para buscar la ayuda que necesitan.

Además, estoy orgullosa de que los hospitales especializados en tratar cáncer en nuestra zona vean un beneficio que les permitirá seguir satisfaciendo las crecientes necesidades de atención de nuestra comunidad. Nuestra nación enfrenta serios problemas a medida que continuamos enfrentando los nuevos desafíos del siglo XXI, y este proyecto de ley bipartidista sirve como una buena base para dar inicio al nuevo congreso y administración el próximo año.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario