Quien fuera una de las más controversiales secretarias de prensa del presidente Donald Trump, Sarah Huckabee Sanders, dejó su trabajo a finales de julio de este año, pero eso no le ha impedido planear sus memorias sobre sus experiencias al servicio de la Casa Blanca.

En líneas generales, es casi inevitable que cualquiera que haya servido a la administración Trump termine buscando un editor para revelarlo todo.

Te puede interesar

Sanders, hija de Mike Huckabee, el gobernador de Arkansas de 1996 a 2007, sobrevivió como portavoz de prensa durante dos años y ahora planea sacar sus memorias a finales de 2020, justo a tiempo para aprovechar la ola de publicidad que generen las campañas presidenciales, justo cuando estén llegando a su clímax.

En realidad, aun a pesar de cualquier acuerdo de confidencialidad, cada presidente corre el riesgo de enfrentarse a que ex miembros de su personal escriban sobre sus experiencias como personal de confianza. Ha sido parte de la escena política en Washington durante muchos años.

Es más que seguro, luego de ver sus intervenciones como consultora en la cadena Fox, que Sanders presente una visión más positiva de Trump, debido a su lealtad hacia él.

¿Quién puede olvidar sus tensos intercambios con la prensa en la Casa Blanca?

Sin embargo, sería sorprendente si no revelara los desafíos de servir a un Presidente a quien le gusta revelar sus opiniones personales, sobre todo desde su cuenta de Twitter.

Aun cuando solo ha estado 20 meses en la presidencia, a Trump ya le ha tocado enfrentar una avalancha de “verdades” contenidas en libros sobre él y su presidencia, pero aún no ha se ha publicado un libro crítico, escrito por un alto miembro de su gabinete.

El general James Mattis, por ejemplo, quien renunció como secretario de Defensa en diciembre de 2018, debido a diferencias políticas con Trump, escribió un libro sobre el liderazgo, pero no tiene revelaciones internas de la administración.

De hecho, cuando acude a los medios, Mattis siempre evita la tentación de incluir puntos de vista personales sobre el personal o el presidente Trump, aunque es mordaz sobre las decisiones de política exterior del expresidente demócrata Barack Obama.

El libro de Mattis, que salió el mes pasado, no menciona los comentarios que supuestamente hizo mientras era secretario de Defensa, que proporcionaron una visión muy controvertida de su relación con Trump.

Estas observaciones si aparecieron en el libro de Bob Woodward, el periodista que ayudó a exponer el escándalo de Watergate en la década de 1970, cuando Richard Nixon era presidente

En su libro, Miedo: Trump en la Casa Blanca, publicado hace un año, Woodward afirmó que una vez Mattis comparó el conocimiento de Trump, sobre cuestiones clave de política exterior, con la de un alumno de quinto o sexto grado, y que supuestamente se negó a cumplir órdenes específicas, optando por ignorar los deseos del Presidente.

Mattis nunca ha confirmado estas acusaciones. Pero en las entrevistas realizadas para ayudar a promocionar su libro Señal de Alerta: Aprendiendo a Liderar o Call Sign: Learning to Lead, en su título original, insinuó que no callaría para siempre sobre su tiempo al servicio de la administración Trump. Por lo que tal vez todavía le espere un éxito de taquilla en el futuro.

Lo que sí es un hecho es que Trump siempre desestima tales libros como noticias falsas, que tampoco han tenido un impacto real en su popularidad.

A pesar de que el interés en este tipo de publicaciones, tiende a concentrarse en Washington, es poco probable que las revelaciones sobre la vida dentro de la Casa Blanca, por controvertidas que sean, afecten la forma en las que votantes se conduzcan en las elecciones presidenciales de 2020.

En todo caso, es más que seguro que las próximas memorias de Sarah Sanders, sin duda, serán de especial interés para los periodistas que cubren Washington y que tuvieron que tratar con ella a diario.

Para cuando salga el libro de Sanders, la campaña electoral estará en la etapa final.

Será mucho más claro entonces sí Trump tiene un verdadero rival para la Casa Blanca y si se enfrenta la posibilidad de una derrota.

Las memorias de una exsecretaria de prensa podrían perderse en la batalla de palabras entre Trump y el candidato demócrata, sea quien sea.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario