LA HABANA.- Un tribunal cubano juzga desde este martes a tres hombres por la violación y asesinato de una joven de 18 años en septiembre pasado en la provincia de Cienfuegos, en el centro sur de la isla.

La vista oral es cerrada al público y se extenderá al menos dos días "por la cantidad de pruebas y de testigos" y porque tras la detención de los presuntos homicidas varias mujeres han denunciado que también fueron violadas por ellos, según publica el diario provincial 5 de Septiembre.

Los hechos que se juzgan ocurrieron el 26 de septiembre del 2017, cuando Leidy Maura Pacheco se dirigía a su casa en el asentamiento de Junco Viejo –a las afueras de Cienfuegos–, a donde nunca llegó.

Familiares y vecinos –entre ellos uno de los ahora detenidos por el crimen– buscaron durante una semana a la joven hasta que dieron con sus restos, que habían sido enterrados junto a un pequeño embalse de agua en una arboleda de la zona.

Según relató entonces a los medios locales el padre de la joven, Pedro Valentín Pacheco, tres hombres –todos residentes en la misma comunidad que la víctima– supuestamente la secuestraron cuando estaba a punto de llegar a su casa, la llevaron a una zona boscosa, la violaron, la mataron y a continuación enterraron su cuerpo.

Pacheco explicó asimismo que el testimonio de un vecino permitió identificar a uno de los presuntos autores del crimen, quien tenía antecedentes por violación y fue visto a la misma hora que la víctima en la zona en la que ella desapareció.

Para este martes estaba prevista la declaración de los acusados, la presentación de las pruebas documentales y la declaración de 20 de los 45 testigos, mientras el miércoles declararán los restantes 25 y se darán a conocer los informes de las partes, precisa el rotativo de Cienfuegos.

Una vez concluida la vista, los jueces tendrán seis días para pronunciarse y cinco para notificar a las partes.

El Código Penal cubano sanciona con 15 a 30 años de cárcel o pena de muerte, al que mate a otro "al obrar por impulsos sádicos o de brutal perversidad".

Aunque la pena capital sigue vigente en el país caribeño, existe desde 2003 una moratoria de facto por la cual se conmuta por condenas de prisión.

El caso de la joven Leidy Pacheco, que estaba casada y tenía un bebé de diez meses, ha generado conmoción en Cuba, donde nunca han sido divulgadas estadísticas oficiales sobre la violencia contra las mujeres y tampoco es común que la prensa estatal se haga eco de este tipo de delitos.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario