La respiración es nuestro manantial de energía: incrementa nuestra vitalidad física, psíquica y espiritual, renovando el equilibrio emocional. La respiración es la vida y muchos olvidamos el milagro que simboliza la vida. Cuando los seres humanos nacemos respiramos por primera vez y con nuestro último aliento, la vida abandona nuestro cuerpo. Podemos pasar varios días sin comer, tomar agua o dormir, pero no sin respirar. Respirar es mucho más que llevar oxígeno a los pulmones y eliminar dióxido de carbono. La inhalación oxigena cada célula de nuestro cuerpo. La exhalación ayuda al drenaje linfático y desintoxica al organismo. Las tres formas de respirar son: abdominal, toráxica y clavicular. La respiración completa y perfecta integra las tres en una.

A través de la historia de la espiritualidad humana, con su complejidad de mitos, prácticas y creencias, la respiración ha sido siempre origen de reflexión. El aliento está atado a la vida.

Te puede interesar

Cuando conscientemente enfocamos nuestra atención en la respiración se producen de forma inmediata efectos asombrosos tanto en nuestra mente como en nuestra energía personal, por esa razón es importante que cada persona eleve la consciencia a reconocer la respiración como medio para encontrar la paz, la estabilidad y el bienestar. Cuando dominas la respiración, puedes dominar la vida. Piensa que las cosas más difíciles como cuando una mujer da a luz a un niño o cuando un alpinista escala montañas se logran enfocándose en una respiración rítmica, ya que les permite trascender cualquier limitación física.

El estrés de la vida moderna conduce a que muchas personas respiren de forma superficial y no reconozcan conscientemente que lo hacen, perdiendo control sobre ellos mismos. El estrés deteriora el organismo. Esto hace que se pierdan el enfoque en la mente y la claridad necesaria para resolver los problemas. Mediante la respiración consciente podemos tomar el control, ya que al centrarnos en nuestra respiración, solamente en eso y nada más, nos permite relajarnos y poder completar con éxito lo que tengamos que hacer.

Cuando alguien se descontrola lo aconsejable es que respire profundamente (yo recomiendo diez respiraciones) imaginando que la paz se asienta en su interior, y al exhalar visualizar que toda intranquilidad es eliminada. La mente y la respiración, combinadas, se convierten en un instrumento útil para transformarnos psíquica y espiritualmente. En nuestras manos está el potencial para librarnos de sentimientos y pensamientos negativos, inspirando lo positivo y exhalando lo nocivo. A través de la respiración logramos reprogramarnos, llevando nueva información a cada célula de nuestro cuerpo, a toda nuestra psiquis.

Algo muy importante es educar a nuestros niños que son sensibles por naturaleza; al estar conectados muchas horas a la internet se provocan alteraciones en su química cerebral y existe un tipo de apnea respiratoria que sucede cuando las personas utilizan la tecnología en exceso.

Una buena respiración es fuente de salud, fortalece la vitalidad del cuerpo y de la mente y es la puerta para una efectiva relajación; nunca olvidemos esta sabia frase de Aristóteles: “El aire es tu alimento y tu medicamento”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas