Hace años que se viene hablando de un cambio en el horóscopo y en las fechas de este. a propósito, es muy conveniente aclarar, para los que desconocen la astrología, cómo funciona.

Existen tres Zodiacos; el zodiaco tropical, el zodiaco sideral y el zodiaco de las constelaciones. El primero es fijo, nunca cambia, de aquí provienen los doce signos que todos conocemos.

Te puede interesar

El segundo zodiaco, el sideral, con un movimiento lento y correlacionado con el movimiento de precesión de los equinoccios, volviendo a su mismo lugar cada 25.920 años aproximadamente. También compuesto por doce signos.

Finalmente tenemos el de las constelaciones. De hecho, contiene 14 de ellas, contando a Cetus, la ballena, que atraviesa el Sol durante unos pocos días del mes diciembre.

Las constelaciones son irregulares. Sus longitudes no coinciden con los signos de los dos sistemas zodiacales mencionados anteriormente, que representan una abstracción simbólica. Por ende, signos y constelaciones son cosas bien distintas, aunque tengan los mismos nombres.

Con toda esta información podemos concluir que Ofiuco es una constelación. Su figura es de Esculapio, hijo de Apolo, dios de la medicina. En la mitología, Ofiuco se identifica con el sanador Asclepio, hijo de Apolo, que fue capaz de devolver a los muertos a la vida.

Al darse cuenta de su poder, Hades convenció a Zeus para matar a Asclepio con un rayo, y se colocó en las estrellas como una constelación después de su muerte. Sin embargo, no tiene nada que ver con los otros dos zodiacos. Por eso los doce signos que conocemos son y seguirán siendo los únicos.

Por supuesto, las estrellas de Ofiuco, como las de cualquier otra constelación, se utilizan en la astrología tradicional, pero su uso por separado no altera en absoluto el zodiaco. Conclusión: los signos siguen y seguirán siendo los mismos de siempre.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario