"El deporte es riesgoso", afirman muchos para tener una excusa para no hacer nada. Sin embargo, todos podemos caminar. Si lo que le importa es mantenerse sano, más que modelar el cuerpo, caminar es una herramienta a la mano de todos. Y que, seamos sinceros, no representa riesgo alguno. Se estima que quienes gastan a la semana 1.000 calorías adicionales practicando algún deporte se enferman menos. Y esto no se refiere solo a resfríos o dolores de estómago. Al parecer, caminar previene también enfermedades mucho más graves.

Cáncer

Hacer deporte previene muchos tipos de cáncer. El riesgo de sufrir cáncer de colon, por ejemplo, es entre un 20 y un 30 por ciento menor en las personas activas que en las que apenas se mueven. ¿Pero qué significa estar deportivamente activo? La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda al menos 150 minutos de movimiento a la semana.

Enfermedades cardiovasculares

Todos los sistemas importantes para el funcionamiento del sistema cardiovascular se ven entrenados por la actividad física. El deporte hace que el corazón bombee bien y mantiene en buen estado las arterias y venas. Tres a cinco entrenamientos moderados por semana le hacen bien a cualquiera. Incluso después de un infarto de corazón, el deporte debería ser una rutina habitual.

Reuma

Las personas con reuma también se harán un favor haciendo deporte. El reuma es una enfermedad inflamatoria en la que el cuerpo trabaja en su contra por error. Hoy en día sabemos que con el entrenamiento podemos influir fuertemente en el sistema inmunológico. Una cosa está clara: si se quieren tener menos dolores, hay que moverse más. Qué tipo de ejercicio hacer dependerá de la condición física y los gustos de cada quién.

Diabetes

La falta de movimiento es considerada una de las principales causas de una diabetes de tipo dos. Quien hace deportes evita, en el mejor de los casos, enfermarse. Por otra parte, quien ya está enfermo debe entrenar. En el caso de la diabetes de tipo dos, el cuerpo ya no responde tan bien a la hormona insulina. Esta se ocupa de que la energía obtenida de los alimentos llegue a las células. Cuando esto no funciona bien, el nivel de glucosa sube. Al hacer deporte, los músculos consumen energía, con lo que se rompe la resistencia del cuerpo a la insulina.

Stress/Burnout

En la dosis justa, el deporte puede ayudar a combatir el estrés, con lo que es también una forma efectiva de evitar el burnout. A fin de cuentas, el burnout es resultado de un mal manejo del estrés. En resumen, al ayudar a descargar tensiones, el deporte ayuda al cuerpo a lidiar mejor con el estrés.

Osteoporosis

Esta es una enfermedad sigilosa. La mayoría de las personas recién se da cuenta de que sus huesos se debilitaron cuando uno de ellos se rompe. Por eso, si se quieren evitar las fracturas, lo mejor es moverse. El ejercicio fortalece la musculatura y esto, a su vez, ayuda a que los huesos estén en forma.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario