MIAMI.-JOSÉ PERNALETE
jpernalete@diariolasamricas.com
@jpernalete

A un costo de 60 millones de dólares, en 2009 se presentó el proyecto de  un cable submarino entre Venezuela y Cuba, bajo el espectro de la empresa binacional Telecomunicaciones Gran Caribe.

A pesar de un acuerdo firmado para compartir gastos, el Gobierno de Caracas asumió el costo de manera unilateral.

Declaraciones de expertos de la empresa de telecomunicaciones venezolana CANTV revelaron a DIARIO LAS AMÉRICAS irregularidades notificadas a la directiva estatal, en manos del general Wilfredo José Morales Marques, compañero de estudios de militares golpistas que secundaron a Hugo Chávez en el intento de golpe de Estado que protagonizó en 1992.

Según los expertos, Morales Marques fue favorecido por su participación en este proyecto. Sus vínculos escalaron hasta la participación en las compras millonarias de la estatal Corpoelec (Corporación Eléctrica Nacional), responsabilizada del suministro de energía eléctrica en Venezuela.

Morales Márquez fue compañero de promoción del exministro para la energía eléctrica, Jesse Chacón, funcionario que asumió este cargo durante la presidencia de Nicolás Maduro y no logró restablecer la normalidad del servicio que interrumpen constantemente en todo el país.

Wilfredo José Morales Marques y su esposa Zulay del Valle Álvarez fueron favorecidos con este proyecto. (CORTESÍA)

Además de Chacón, Morales Marques compartió barracas con el presidente actual de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, con el gobernador de Táchira, José Gregorio Vielma Mora, y con el fallecido oficial Eliecer Otaiza.

Morales Márquez es conocido entre sus allegados como “Milton”, mote atribuido por su semejanza con un personaje de dibujos animados. Se supo que ejerció el cargo de Jefe de Procura, responsable de ventas y proyectos en Corpoelec, “allí alcanzó grandes guisos” [hizo negocios turbios], aseguró otra fuente vinculada a organismos de seguridad de Venezuela.

Morales Márquez tenía operaciones compartidas con otro hombre de confianza de Chacón, quien aparentemente se mudó a Estados Unidos.

También trascendió que Maduro encaminó a inversionistas hacia la oficina del socio de Morales Marques, del que se desconoce su nombre, que exigió una comisión de cinco millones de dólares por su participación en el negocio.

Tras esa petición, el gerente fue apartado de las operaciones.  El general Luis Motta Domínguez, que asumió recientemente el ministerio para la Energía Eléctrica, fue quien terminó de desligar a Morales Marques y a su amigo de Corpoelec.

Un barco arrastra una línea con boyas en el balneario de Camurí Chico, Venezuela, indicando la ruta del cable
submarino que dotaría a la isla de una nueva puerta a internet. (EFE)

Las complacencias oficialistas en torno a este negocio se extendieron hacia Zulay del Valle Álvarez Piñango, esposa de Morales Marques, quien fue designada como viceministra de Articulación Social, del Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno en 2013.

Pese a que el Registro Electoral Permanente (REP), ubica la residencia de esta señora en la popular parroquia caraqueña de Coche, su esposo ha sido visto constantemente realizando su trote matutino en la pudiente urbanización de Los Naranjos, en el este de la capital.

Mal advertido

Pese a que muchos de los técnicos involucrados han hecho varias advertencias, la continuidad del negocio del cable submarino entre Venezuela y Cuba siguió su curso, aunque el beneficio para Venezuela es absolutamente estéril, por la falta de retribución en la inversión. 

La administración de este cable se inició en manos de la empresa cubano venezolana Telecomunicaciones Gran Caribe, TGC.

“Desde el comienzo se sabía que para Venezuela eso no representaba ningún beneficio, fue la manera de evadir el bloqueo tecnológico establecido contra el gobierno de los Castro”, comentó la fuente experta de CANTV, quien solicitó el anonimato.

De hecho, la presentación original proyectada ante la junta directiva en 2009 contempla el impacto de la interconexión con el argumento de romper “el bloqueo sobre las telecomunicaciones impuesto a Cuba por los Estados Unidos”.

Estas aseveraciones fueron esgrimidas por el general venezolano en algunas de las presentaciones ofrecidas a los expertos asociados de Asia.

El proyecto

Se trata de una instalación que sale desde el estado Vargas en Venezuela, llega a Cuba y se conecta también con la isla de Jamaica.

“Los chinos también ofrecieron servicios de tecnologías y equipos a Cuba. De hecho, en una presentación a técnicos de CANTV, la comisión asiática de expertos mostró por error la cotización que se ofreció al Gobierno de La Habana”, aseveró.

El internet de Venezuela era la única esperanza de avance en Cuba suministrada a discreción de los gobernantes de la isla, “no estaba destinado a la población sino al Gobierno”.

El Network Access Point, también conocido como el NAP de las Américas, localizado en Florida, interconecta las redes de transmisión de datos con la región. Desde esta instalación, hay conexiones hacia Venezuela vía submarina, a través del cable Arcos 1, colocado por una empresa que se llama Columbus que se instala en la localidad de Punto Fijo del estado Falcón, al norte de Venezuela.

También hay servicios de conexión suministrados por las empresas Globenet y Global Crossing. Sin embargo, las negociaciones le dieron preferencia de adjudicación a la inversión china.

El planteamiento inicial para la existencia del cable submarino era un cobro por servicios de conexión a la operadora de telecomunicaciones de Cuba ETECSA.

“Dentro de Cuba no existe una red de transmisión de datos efectiva para la información que sería transmitida por el cable submarino, ni si quiera hay conexiones análogas en la mayoría de las casas de ese país […] Por eso es que la factibilidad de transmisión de data es por vía celular, a través de la reapertura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos”, afirmó.

Entre las ventajas de este restablecimiento de relaciones diplomáticas, “es posible que Cuba logre contar con mejor conexión a internet que Venezuela, por la falta de adecuación de instalaciones específicas por parte de CANTV provocadas por la falta de inversión y de divisas”.

“Para muchos inversionistas, Cuba se trata de un territorio virgen en el que muchos quieren construir grandes infraestructuras y lograr ganancias […] por las áreas reducidas y la densidad de población, se trata de un proyecto que debería avanzar muy rápido”, indicó.

LEA TAMBIÉN:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas