domingo 11  de  febrero 2024
CIENCIA

Estudio sobre evolución: la humanidad enfrenta catorce callejones sin salida

El estudio reúne conocimientos de varias disciplinas científicas para entender cómo ha sido la evolución del Antropoceno y el futuro de la sostenibilidad global

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

MIAMI.- La humanidad corre el riesgo de quedar atrapada en 14 callejones sin salida evolutivos, que van desde crisis del clima hasta inteligencia artificial desalineada, polución química y epidemias. Por primera vez, los científicos han utilizado el concepto de trampas evolutivas en las sociedades humanas en general con esos resultados.

La evolución de la humanidad ha sido una historia de éxito extraordinario. Pero el Antropoceno (la época geológica propuesta y moldeada por nosotros los humanos) muestra cada vez más grietas. Múltiples crisis globales, como la pandemia de COVID-19, el cambio climático, la inseguridad alimentaria, las crisis financieras y los conflictos han comenzado a ocurrir simultáneamente en algo que los científicos denominan policrisis.

"Los humanos somos increíblemente creativos como especie. Somos capaces de innovar y adaptarnos a muchas circunstancias y podemos cooperar en escalas sorprendentemente grandes. Pero estas capacidades resultan tener consecuencias no intencionales. Hablando simplemente, se podría decir que la especie humana ha sido demasiado exitoso y, en cierto modo, demasiado inteligente para su propio bien futuro", afirma en un comunicado Peter Sogaard Jorgensen, investigador del Centro de Resiliencia de Estocolmo de la Universidad de Estocolmo y del programa de Dinámica Económica Global y Biosfera y del laboratorio de Antropoceno de la Real Academia Sueca de Ciencias.

Es el autor principal de un nuevo estudio publicado como parte de una evaluación más amplia en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society B. La evaluación recopila conocimientos de una amplia gama de diferentes disciplinas científicas en las ciencias naturales y sociales y las humanidades, para comprender cómo evolucionó el Antropoceno y cómo la sostenibilidad global puede seguir evolucionando en el futuro.

El nuevo estudio muestra cómo la humanidad podría quedar atrapada en "trampas evolutivas": callejones sin salida que se producen a partir de innovaciones inicialmente exitosas. En un primer esfuerzo de exploración, identifican 14 de ellos, incluida la simplificación de la agricultura, el crecimiento económico que no genera beneficios para los humanos ni el medio ambiente, la inestabilidad de la cooperación global, los puntos de inflexión climáticos y la inteligencia artificial.

"Las trampas evolutivas son un concepto bien conocido en el mundo animal. Así como muchos insectos se sienten atraídos por la luz, un reflejo evolutivo que puede causar su muerte en el mundo moderno, la humanidad corre el riesgo de responder a nuevos fenómenos de manera dañina", explica Peter Sogaard Jorgensen.

La simplificación de los sistemas agrícolas es un ejemplo de tal trampa. Depender de unos pocos cultivos altamente productivos como el trigo, el arroz, el maíz y la soja ha significado que las calorías producidas se hayan disparado durante el último siglo. Pero también significó que el sistema alimentario se ha vuelto muy vulnerable a los cambios ambientales, como los extremos climáticos o nuevas enfermedades.

12 están en estado avanzado

De las 14 trampas evolutivas, 12 se encuentran en un estado avanzado, lo que significa que la humanidad está a punto de quedarse estancada hasta un punto en el que resulta muy difícil salir. Es más, las sociedades siguen avanzando en la dirección equivocada en 10 de estos 14 países.

Es alarmante que estas trampas evolutivas tiendan a reforzarse entre sí. Si las sociedades quedan atrapadas en un callejón sin salida, es más probable que también queden atrapadas en otros. Los dos callejones sin salida que actualmente están menos avanzados son la autonomía de la tecnología (IA y robótica) y la pérdida de capital social a través de la digitalización.

La nueva evaluación también analiza por qué las sociedades luchan tanto para salir de estas trampas.

"Las fuerzas evolutivas que crearon el Antropoceno no funcionan bien a nivel global. En los sistemas globales actuales, los problemas sociales y ambientales crecen en lugares que parecen distantes para las sociedades que podrían prevenirlos.

Además, abordarlos a menudo requiere una colaboración global a nivel global con la que muchas fuerzas evolutivas a menudo no se alinean bien", dice el coautor Lan Wang-Erlandsson, investigador del Centro de Resiliencia de Estocolmo de la Universidad de Estocolmo y del laboratorio de Antropoceno de la Real Academia Sueca de Ciencias.

Esto no significa que la humanidad esté condenada al fracaso, sostienen los investigadores. Pero debemos empezar a transformar nuestras sociedades activamente. Hasta ahora, el Antropoceno ha sido en gran medida un subproducto inconsciente de otros procesos evolutivos.

"Es hora de que los humanos tomemos conciencia de la nueva realidad y nos movamos colectivamente hacia donde queremos como especie. Tenemos la capacidad de hacerlo y ya estamos viendo señales de tales movimientos. Nuestra creatividad y nuestro poder para innovar y colaborar "Equípanos con las herramientas perfectas para diseñar activamente nuestro futuro. Podemos salir de callejones sin salida y de seguir como hasta ahora, pero para eso, debemos nutrir la capacidad de agencia humana colectiva y diseñar entornos donde pueda florecer", explica Peter Sogaard Jorgensen.

Y continúa: "Una cosa muy sencilla que todo el mundo puede hacer es involucrarse más en la naturaleza y la sociedad y al mismo tiempo aprender sobre las consecuencias globales positivas y negativas de nuestras propias acciones locales. No hay nada mejor que exponerse a lo que necesita protección".

FUENTE: EUROPA PRESS

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar