lunes 27  de  mayo 2024
MEDIO AMBIENTE

Los trastornos climáticos castigan a Argentina y Brasil

La Cuenca del Río de la Plata se recupera de tres años de grave sequía, la peor en un siglo, pero la seguridad alimentaria sigue siendo un reto

En un contexto de eventos climáticos extremos cada vez más frecuentes, en 2023 América del Sur experimentó por tercer año consecutivo una grave sequía, la peor en un siglo. Argentina y Brasil, dos de los mayores graneros del mundo, se han enfrentado a las consecuencias de un triple episodio de La Niña. El rol de Brasil y Argentina en el suministro de alimentos a nivel global resalta la necesidad de un enfoque estratégico y sostenible para abordar los desafíos emergentes del cambio climático en la seguridad alimentaria de la región.

La Organización Meteorológica Mundial define La Niña como un fenómeno que produce un enfriamiento a gran escala de las aguas superficiales de las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical, que afecta a los vientos, la presión y las precipitaciones. Por lo general, tiene efectos en el tiempo y el clima opuestos a los de El Niño, que constituye la fase cálida del fenómeno denominado El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). Sin embargo, dichos fenómenos naturales ahora se producen en el contexto actual de un cambio climático impulsado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto conlleva el aumento de la temperatura media mundial, la modificación de los patrones de precipitación, el alza continua del nivel del mar, la reducción de la criósfera y la acentuación de los patrones de fenómenos climáticos extremo. Esas variaciones suponen pronunciadas consecuencias en una región tan directamente relacionada con el medio natural como Latinoamérica.

Argentina

Argentina, el tercer productor y exportador mundial de soja detrás de Brasil y Estados Unidos, sufrió un derrumbe histórico del 43% en su cosecha de la campaña 2022/2023 en relación con la campaña anterior debido a la sequía. En la campaña 2021/2022, Argentina produjo 43,90 millones de toneladas de soja, cifra que alcanzó apenas 25 millones de toneladas en la campaña 2022/2023. Como resultado de lo anterior, el complejo de la oleaginosa, que comprende el grano, el aceite y la harina de soja, entre otros subproductos, vio mermadas sus exportaciones. Para suplir la demanda, Argentina compró soja de Brasil, convirtiéndose en el segundo destino de la soja brasileña, detrás de China. La caída productiva también incidió negativamente en la posición de Argentina en mercados claves donde el país se posicionaba como principal exportador mundial, como el de la harina de soja, lugar que dejó en manos de Brasil después de 25 años. Entre enero y agosto de 2023, Brasil exportó 15,34 millones de toneladas de harina de soja, mientras que los envíos argentinos sumaron 11,74 millones de toneladas.

El sector agrícola representa en torno al 7% del PIB de Argentina, así como el 55% de sus exportaciones. El complejo sojero lidera las exportaciones agropecuarias del país suramericano, seguidas por el complejo de maíz y trigo. La merma en la cosecha de soja incidió en el ingreso de divisas al país, el cual se situó en 11.030 millones de dólares en el primer semestre de 2023, una caída del 42% interanual.

Consciente de la vulnerabilidad de sus cultivos ante los fenómenos climáticos, en abril de 2023, el gobierno argentino puso en marcha el Plan Integral Argentina Irrigada, el cual prevé incrementar en un 90% la superficie bajo riego del país. No existe un plazo de tiempo para lograr esa meta; el plan incluye de momento 95 proyectos de infraestructura. En la actualidad, solo el 5% de los 42 millones de hectáreas cultivadas en Argentina corresponden a producción bajo riego. En este sentido, en septiembre de 2023 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un crédito de 100 millones de dólares para ejecutar obras de infraestructura rural a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP). El préstamo obtenido para el PROSAP favorecerá la adopción de tecnologías que fomenten la sostenibilidad ambiental, la adaptación al cambio climático y la rentabilidad económica por parte del pequeño y mediano productor agropecuarios.

Brasil

Por su parte, Brasil se enfrenta a desafíos similares. La Niña trajo consigo más lluvias al norte y noreste del país y sequía al sur, afectando a las regiones productoras de maíz, soja y trigo. Mientras que el maíz y el trigo tienen una tolerancia limitada al calor, el estrés climático produce un efecto más moderado en la producción de soja. Tras una caída de cerca del 9% en la producción de soja en la campaña 2021/2022, Brasil recogió en la cosecha 2022/2023 una producción récord del cultivo, representado un 23,1% superior al año anterior. El país suramericano también alcanzó una producción récord de maíz en la campaña 2022/2023, lo que permitió posicionarlo como el principal exportador mundial de grano de soja y el segundo principal exportador de maíz en 2022.

La agricultura es una de las principales bases de la economía de Brasil, acaparando el 6,8% del PIB. En las últimas décadas, la irrigación ha desempeñado un papel clave en el crecimiento de la agricultura brasileña, donde el 54% del consumo de agua del país se destina a los sistemas de irrigación. Sin embargo, se espera que la disminución de la precipitación, los periodos secos más largos y las temperaturas más cálidas derivadas del cambio climático aumenten las tasas de evaporación del agua, reduciendo la disponibilidad tanto de agua superficial como subterránea. Esta realidad plantea una seria preocupación sobre la sostenibilidad a largo plazo de los sistemas de irrigación, destacando la necesidad urgente de estrategias adaptativas y sostenibles para garantizar la seguridad hídrica y la resiliencia del sector agrícola frente a los desafíos climáticos emergentes.

Las olas de calor en Brasil son cada vez más frecuentes, atentando contra la integridad física o incluso la vida de los brasileños. En 2023 el país experimentó una intensa ola de calor que afectó a varias ciudades, con temperaturas récord y sensaciones térmicas extremadamente altas, alcanzando los 58,5 grados Celsius en Rio de Janeiro. Según el Banco Mundial, los eventos extremos del clima –como sequías, inundaciones repentinas y desbordamientos de ríos en ciudades– causan pérdidas anuales en Brasil de alrededor de 13 billones de reales anuales. A lo anterior se le suman los desafíos de la deforestación en la Amazonía, la cual registró una pérdida neta de masa forestal de 430,4 km2 tan solo en enero de 2022. Tras una aceleración de la deforestación del Amazonía durante el gobierno de Jair Bolsonaro, la tala de árboles se redujo en un 33,6% en el primer semestre de 2023. Los efectos mencionados subrayan la necesidad de llevar a cabo políticas que ayuden a mitigar los impactos adversos del cambio climático y salvaguardar el futuro medioambiental y económico del país.

La cuenca del Plata

Los ríos que componen la cuenca del Plata, que tiene unos tres millones de km2 de superficie, registran una bajante extraordinaria desde el invierno austral de 2019. En particular, 2020 dio comienzo a una bajante histórica del río Paraná, el segundo más grande de América del Sur después del Amazonas. El río se extiende a lo largo de unos 4.880 km entre Brasil, donde tiene sus fuentes, Paraguay y Argentina, donde desemboca en el Río de la Plata, y supone una pieza clave para la industria comercial y la pesca. Además, constituye una de las vías fluviales más importantes para el transporte de granos. Si en 2019 el nivel del Paraná en el puerto argentino de Rosario estaba a 4,49 metros, en 2020 bajó a un metro y en julio de 2021 se situó a solo 0,20 metros, el peor registro de desde 1944. Durante el 2023 el río aumentó su caudal gracias a las precipitaciones que se registraron en la cuenca alta en Brasil. Pese a ello, persisten preocupaciones sobre la sostenibilidad del caudal de los ríos, ya que la tendencia climática sigue siendo desfavorable para una rápida recuperación.

El Sistema Acuífero Guaraní (SAG) es la tercera mayor reserva de agua subterránea del mundo según extensión superficial y coincide con la cuenca de los ríos Paraná y de la Plata. El guaraní se extiende a lo largo de 1,2 millones de km2 por debajo de la superficie de Brasil, principalmente, pero también de Uruguay, Paraguay y Argentina. La poca capacidad de recarga es el problema más común en los acuíferos de nuestro planeta, ya que esta no suele ser suficiente para cubrir la cantidad extraída, poniendo así en riesgo su aprovechamiento sostenible. Las situaciones de sequía extrema en los países del SAG ponen en jaque la a capacidad de renovación de éste (entre 160 y 250 km3 al año) ya que el acuífero depende muy directamente de las precipitaciones y de la distribución del agua en la atmósfera.

En noviembre de 2020, entró en vigor el ‘Acuerdo sobre el Acuífero Guaraní’ firmado en 2010 por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay con el fin de establecer un marco legal para su conservación y gestión. Conscientes de la importancia estratégica del acuífero, los países del SAG en colaboración con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la UNESCO están impulsando el proyecto ‘Implementación del Programa de Acción Estratégica del Acuífero Guaraní: posibilita acciones regionales’. La iniciativa cuenta con 2 millones de dólares en financiamiento por parte del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés) para diseñar y ejecutar pruebas de campo; acordar una red de monitoreo multipropósito; promover la participación con perspectiva de género, difusión y fomento de la capacidad científica-técnica, en aras de un mayor conocimiento científico sobre el SAG.

Paraguay y Uruguay

El triple episodio del fenómeno de la Niña incidió también en la región del Chaco paraguayo, en el norte del país. La soja es el cultivo con mayor volumen producido en Paraguay y el más importante para la generación de divisas para el país. Las condiciones de sequía redujeron significativamente la producción de soja en la campaña 2021/2022, la cual alcanzó 4,18 millones de toneladas, un 56,6% menos que la campaña anterior. Esta es la peor cosecha desde 1985/1986 y la producción más baja desde 2008/2009, cuando la superficie cultivada era un 25% menor. Un incremento en los niveles de precipitación permitió que la cosecha de la campaña 2022/2023 alcanzara cifras normales, unos 10 millones de toneladas de soja.

Uruguay, con un 60% de su territorio afectado por la sequía extrema, declaró una emergencia agropecuaria en octubre de 2022 con vigencia hasta diciembre de 2023. En este sentido, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca instrumentó una línea de apoyo a los rubros ganadería, lechería, horticultura, fruticultura y agricultura para todo el territorio nacional en las zonas rurales y luego fue extendida a los rubros apícola, avícola y forestal.

Debido al déficit hídrico, 28% del área de cultivo de verano en Uruguay no se cosechó y tuvo como destino el pastoreo o la reserva de forraje para el ganado. La producción sojera uruguaya alcanzó las 700.000 toneladas, su nivel más bajo en dieciséis años. Otros cultivos como el maíz, el sorgo y el girasol también presentaron bajos rendimientos como resultado de la sequía.

En los últimos años América del Sur ha experimentado un aumento de la inseguridad alimentaria, impulsada por la mayor frecuencia de fenómenos climáticos extremos. Según el informe sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, publicado por las Naciones Unidas, por lo menos 118 millones de personas en América Latina no tuvieron acceso a suficientes alimentos en 2021. Sumándose a los conflictos políticos, las recesiones económicas, la pandemia del Covid-19 e incluso la guerra de Ucrania, el cambio climático continuará ejerciendo una presión adicional sobre los sistemas alimentarios, las finanzas públicas y la infraestructura de los países de la región.

FUENTE: UNIVERSIDAD DE NAVARRA

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar