Archie Battersbee, un niño británico de 12 años en estado de muerte cerebral desde hacía cuatro meses, falleció este sábado tras ser desconectado en un hospital londinense, poniendo fin a una larga, penosa e inconciliable batalla judicial entablada por sus padres contra el sistema de salud.

Los tratamientos que lo mantenían en vida desde abril habían cesado dos horas antes, después de que sus padres viesen rechazados todos sus recursos ante las cortes británicas y europea, para impedir el cese de los tratamientos y lograr el traslado del niño a un establecimiento de cuidados paliativos.

Te puede interesar

"Archie falleció a las 12H15 de hoy" (11H15 GMT), informó por televisión su madre, Hollie Dance.

"Luchó hasta el final", agregó, rompiendo a llorar y declarándose "orgullosa de ser su mamá".

Archie Battersbee fue hallado en abril inconsciente, con señales de haberse colocado una ligadura en el cuello, probablemente como parte de un desafío online.

La justicia británica autorizó a mediados de julio al hospital a poner fin a sus soportes vitales, que incluían la ventilación mecánica en combinación con medicamentos.

Los médicos sostenían que su caso no tenía esperanza y que esto justificaba esa decisión.

Pero sus padres, Hollie Dance y Paul Battersbee, apoyados por una organización cristiana, multiplicaron los recursos judiciales.

El hospital fue "muy claro" respecto al hecho de que "no hay otra opción" y que los procedimientos médicos se interrumpirían el sábado a las 10H00 (09H00 GMT).

"Fue muy duro. Estoy destrozada. He hecho todo lo que le había prometido a mi hijo hacer", agregó.

El niño murió después de que se interrumpiera su tratamiento "de acuerdo con las decisiones de los tribunales", confirmó en un comunicado Alistair Chesser, jefe médico del London Royal Hospital.

Uno de los miembros de la familia del niño, Ella Carter, contó que permaneció estable "durante dos horas" hasta que se le retiró completamente el respirador.

"No hay ninguna dignidad en ver cómo se asfixia un familiar o a un niño", dijo. "Ninguna familia debería pasar por lo que nosotros pasamos, es una barbaridad", añadió.

El sábado por la mañana, algunos transeúntes colocaron flores y velas a los pies de una estatua frente al hospital.

El Reino Unido registró dos casos parecidos. En abril de 2018, un niño de 23 meses con una rara enfermedad neurodegenerativa llamado Alfie Evans murió también tras una larga batalla judicial iniciada por sus padres para que no se interrumpiera sus tratamientos. Los padres recibieron incluso el apoyo del papa Francisco.

En 2017, otro caso, el de Charlie Gard, que sufría una rara enfermedad genética, murió después de que se interrumpiera su ventilación artificial pese a la multiplicación de recursos de sus padres.

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.87%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.73%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.41%
23251 votos

Las Más Leídas