REDACCIÓN

Los malos pasos de Efraín Antonio Campos Flores y Francisco Flores de Freites, ahijado y sobrino de Cilia Flores respectivamente, no son recientes. De acuerdo con una fuente que prefirió permanecer en el anonimato, los sujetos, familiares de la pareja Maduro-Flores, arrestados durante una operación encubierta de la DEA en Haití, eran objeto de seguimiento por parte de agentes de inteligencia de la nación suramericana.

Durante el Gobierno de Hugo Chávez, y bajo la administración de Tareck Zaidan El Aissami como ministro de Interior y Justicia, Campos Flores y Flores de Freites acudían con escoltas a sitios nocturnos de Caracas, con vehículos de lujo y derroche de dinero durante cada aparición.

De acuerdo con el informante, eran asiduos al local Holic de Las Mercedes. “Ya era notable que andaban en malos pasos, definitivamente estos dos no eran unos novatos cuando los agarraron presos […] en las fiestas donde eran escoltados manejaban modelos Porsche y Lamborghini, además de otros excesos”, afirmó.

Tampoco eran un secreto las riquezas alcanzadas por el exministro de Chávez, a quien han señalado de estar relacionado con el narcotráfico. Ya para ese entonces era evidente la buena relación entre Maduro y El Aissami.

En 2012 se conoció sobre una denuncia que involucraba a Feraz El Aissami, hermano de Tareck, con una cuenta superior a 21 millones de dólares en el banco HSBC Private Bank. La acusación afirmaba que la millonaria suma era producto de operaciones de narcotráfico vinculadas a Walid Makled, expropietario de la aerolínea Aeropostal, arrestado en Colombia y extraditado a Venezuela por delitos de tráfico de drogas.

Los Flores fueron capturados en Puerto Príncipe al aterrizar el avión YV2030 en territorio haitiano.

Dos bloques de poder

La información preliminar sobre el arresto de la familia presidencial de Venezuela a manos de la DEA arrojó pistas sobre las supuestas declaraciones de la pareja atrapada en Haití durante una operación encubierta. Sin embargo, otra fuente relacionada al sistema militar bolivariano indicó que Efraín Antonio Campos Flores y Francisco Flores de Freites no representan intereses de Diosdado Cabello en las operaciones de narcotráfico que efectuaban al momento de ser aprehendidos.

“Se trata de dos bloques de poder, el de Cabello y el de Aissami, este último cuenta con el gran respaldo de Maduro mientras que Diosdado quiere perjudicar al presidente”, develó un entrevistado.

De hecho, no hay dudas sobre posibles acuerdos del presidente de la Asamblea Nacional para facilitar la detención de los Flores, “quizás ya eran un estorbo desde hace tiempo”.

La fuente recordó que las operaciones de la DEA en otro país deben practicarse con permiso del Gobierno donde se ejecutan. “Así se hacía en Venezuela antes de que fueran expulsados del país, acá hasta tenían una oficina […] la reunión de Diosdado Cabello y Thomas Shannon en Haití fue lapidaria, sin duda”, explicó.

El pasado mes de junio el consejero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, sostuvo un encuentro con Diosdado Cabello en Haití, al cual asistió el presidente de esa nación,  Michell Martelly, y contó con la presencia de la canciller venezolana Delcy Rodríguez.

La cita fue cuestionada ante la apariencia de una imagen de falta de Gobierno de parte de Maduro en no dar la cara en asuntos de alta importancia para el hemisferio. “Lo más seguro era que lo tratado allí no debía participársele a Nicolás”, dijo.

Señales de peligro

Recientemente en Venezuela se dio a conocer la información sobre el arresto de un comisario del CICPC quien junto a otros funcionarios, estarían relacionados con el hallazgo de 56 panelas de cocaína. Este procedimiento realizado en el estado Vargas, provocó la detención del comisario Alirio Antonio Castellanos, a quien se le localizaron en la patrulla que conducía dos morrales cargados con la droga.

La información extraoficial desprendida de este caso, reveló que el importante alijo estaba en manos de un individuo identificado como Anthony José Laya Rada, de 27 años de edad. Castellanos y otros agentes del CICPC están relacionados con la tortura y muerte de Laya, cuyo cadáver fue localizado en la población mirandina de Araira.

Lo que más ha llamado la atención es que Laya, al parecer, está relacionado con El Aissami, de acuerdo con pesquisas que manejan del caso. De hecho, uno de los sujetos mencionados en la averiguación de la muerte y el caso de la droga, el detective Danny Rivas, se encuentra evadido y hubo confusión en el organismo este jueves cuando se localizó un cadáver calcinado sin manos en un bote de basura.

Posterior al hallazgo, los investigadores descartaron que se tratase de Rivas, “pero sabemos que cualquier cosa puede pasar, esa droga tenía dueño”, comentó una fuente policial.

LEA TAMBIÉN:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.45%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.63%
49235 votos

Las Más Leídas