MIAMI.- ADRIEL REYES*

Especial

Tenía 19 años cuando comenzó a incursionar en el mundo inmobiliario. En ese entonces, trabajaba en las noches como mesero en un restaurante y, durante el día, daba sus primeros pasos como uno de los agentes de bienes raíces más jóvenes de la ciudad, siendo, tal vez, el que mayores ansias tenía de aprender.

La carrera de Nelson Roberto Duque no se escuda tras un nombre famoso o una fortuna, pues el mayor bien que heredó de su madre soltera es “inspiración”. Es tercera generación de una familia de inmigrantes que llegó a esta tierra a cumplir un sueño, aunque por la ley de la vida esos pilares que comenzaron la travesía apenas llegaron a saber de su éxito. Cierta vez, cuando era pequeño, se negó a comer un día porque quería dejarle más comida a su hermano mayor y a su madre. Eso es sólo parte de su historia.

Duque acaba de cumplir 29 años y es el único hispano seleccionado en el ranking “30 under 30” de la revista Realtor Mag por su prestigiosa carrera profesional. Como vicepresidente de Desarrollos de Lujo y Adquisiciones de Fortune International Realty, supervisa más de un billón de dólares en inventarios, desde Miami hasta el Trump Punta del Este en Uruguay.

¿Cómo llegó usted hasta donde ha llegado?

La respuesta es fácil. Tienes que trabajar. El millón para los que estamos en este negocio es sinónimo de ser un successful realtor y a la verdad, sólo es bastante trabajo. No te va a venir de un día para otro. Ojalá que sí pero a mí no me sucedió así.

 ¿Qué le dice a todas las familias hispanas que como usted persiguen un sueño?

Los sueños no son imposibles, aunque a veces son largos (de conseguir). Hay que saber a qué quieres llegar y no parar hasta lograrlo. A lo mejor no te toca a ti llegar, les toca a tus hijos o a tus nietos, pero llegas…

En diez segundos, ¿cómo se presenta usted ante alguien que no le conoce?

Soy una persona que reconoce que mi familia vino a este país a triunfar y que tras dos generaciones he tenido esa oportunidad; alguien que ha tenido mucho por mucho trabajo, no por regalo pero con muchas responsabilidades también.

Mis padres son cubanos, mis abuelos más cercanos son los de mi mamá. Mi abuela era del Cotorro y siempre se reía de mi abuelo porque era de Pinar del Río. Mis abuelos emigraron de Cuba cuando mi mamá tenía cuatro años. Primero se mudaron a Nueva Jersey y cuando ella tenía 16 llegaron a Miami. Mis raíces son hispanas y mi familia hasta hace muy poco no tenía prácticamente nada, salvo mucha inspiración que ofrecerme.

Y también vivió en Hialeah, me imagino…

Nací y me crié en Hialeah. Mi infancia fue en Hialeah y mis escuelas también, así que tengo mucho que agradecerle a esa ciudad.

¿Cómo fueron sus primeros pasos en los bienes raíces?

Empecé este negocio haciendo una renta de 700 dólares; no fue vendiéndole a una persona famosa, ni una casa de 10 millones. En mi primer año no pasé de los 20.000 dólares de ingreso.

Ahora mismo hay casi 35.000 agentes inmobiliarios solamente en Miami. ¿Cómo vender cientos de millones de dólares cuando algunos no mueven ni tan siquiera uno?

La mayoría de los realtors licenciados, no les podemos llamar trabajadores, sacan la licencia porque piensan que es fácil, porque alguna vez vieron a una persona en el televisor que gana millones al año, y no es así. Se necesita tiempo. Acá no hay nada más que trabajar duro. He sido dichoso por Dios, la vida y el Universo de conocer a gente famosa que pensó lo suficientemente en mí para darme estas oportunidades. Pero con todas las oportunidades del mundo, si no trabajas no vas a llegas a nada. Debes ir a todas las presentaciones, a los open houses aunque no sean tuyos, a la apertura de todos los proyectos…

Volviendo a la familia, me imagino que habrá tenido clientes famosos que hayan querido conocer…

Sí, una vez mi abuela me pidió conocer a uno de ellos y aquel encuentro fue posible y ella se puso muy contenta. He tenido la dicha de conocer a muchos famosos incluyendo a Donald Trump.

¿Pudieron disfrutar sus abuelos lo que usted ha logrado?

Lastimosamente mi abuelo falleció hace 15 años y mi abuela hace dos. Mi abuela pudo ver sólo una parte. Les agradezco infinitamente a ellos por haberme criado junto a mi madre y por haber construido tantos valores en mí. Dondequiera que estén, les estoy muy agradecido.

¿Cómo organiza su tiempo entre el trabajo y la familia?

Aunque este trabajo no es como muchos en el que debes cumplir un horario, sí debes seguir cierta rutina. Todos los días me levanto a una hora a responder todos los correos y eso me obliga a tener una disciplina, que es tan importante. Todas las semanas voy a ver a mi madre y en ese momento no existe el teléfono. No soy un cirujano que la vida de otra persona depende de mí; en ese momento disfruto de mi familia.

Con 29 años, ¿qué considera que ha perdido en estos años de duro trabajo?

¿Qué he perdido? No creo que mucho, aunque sí, el ego. El ego lo pierdes rápido porque no te lleva a ningún lado. El año pasado vendí una residencia de 8 millones, así como también renté un apartamento por 1.500 dólares. Actúo y hago negocios por el querer hacer negocios, sin pensar en el dinero. Es mucho más gratificante rentarle o venderle a una pareja joven que acaba de comenzar que a alguien que compra una mansión de cinco millones. Esa persona no le dará tanto valor a lo que acaba de comprar como esos jóvenes.

¿Ha pensado moverse fuera de Miami a otras urbes que le pudieran ofrecer más oportunidades en su carrera?

Miami es una ciudad con grandes oportunidades y este es eminentemente un negocio local, de conocer muy bien el área donde vives. Conozco cada edificio o proyecto de esta ciudad pero no puedo decir lo mismo de Nueva York o de otras ciudades importantes del mundo.

Uno de los secretos de su éxito…

El entender quién compra y quién no. Conocer bien a la generación que está comprando. También hay que entender qué construir para quien lo compra.

¿Qué ve cuando mira diez años hacia adelante?

Quisiera poder tener la satisfacción de poder decir que le cambié la vida a otra persona con este mismo negocio. Esto me ha cambiado mi vida y la de mi familia, por eso deseo poder pasar ese conocimiento a otro. A mí me enseñaron… me gustaría poder hacerlo.

 

* Realtor y fundador de Bienes Raíces América

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.93%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.46%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.61%
48694 votos

Las Más Leídas