El fin de semana pasado se celebró en Beverly Hills, Los Ángeles, la Princess Grace Awards Gala, magnífica velada anual que la Princess Grace Foundation (USA) - creada por Príncipe Rainiero III de Mónaco hace 35 años para honrar la memoria de su esposa Grace de Mónaco y de su misión filantrópica con las artes – organiza en distintas ciudades del país para recaudar fondos y premiar a jóvenes artistas emergentes de los Estados Unidos, así como a algunas luminarias de las artes. Tomás Abreu, cónsul honorario de Mónaco en Miami, lleva ya casi un par de años gestionando la celebración de esta misma gala en nuestra ciudad en un futuro próximo, con la asistencia de alguno de los miembros de la principesca familia Grimaldi y, de hecho, organizó aquí el año pasado un precioso evento para presentar la Fundación y su preciosa labor en Miami.

La gala en Los Ángeles tuvo lugar en el The Beverly Hilton de Beverly Hills, y contó con la asistencia del Príncipe Alberto de Mónaco y de su preciosa esposa la princesa Charlene que, como recordarán era al conocerlo en su Suráfrica natal la hermosísima nadadora profesional Charlene Wittstock, de un gran parecido a Grace Kelly, la añorada actriz de Hollywood y más tarde Princesa de Mónaco al contraer matrimonio con Rainiero. Alberto y Charlene se casaron en el palacio Grimaldi en el 2011 y tienen ya unos bellos gemelos de cuatro años: los principitos Jaime y Gabriela.

A su llegada al hotel, los príncipes fueron recibidos por la pequeña Sloany Levy, que le obsequió a Charlene un bouquet de flores. La princesa, delgada y con el pelo muy corto, lucía verdaderamente deslumbrante con un entallado vestido morado, sin mangas y con escote en V, hecho especialmente para ella por Ralph Lauren y combinado con zapatos de terciopelo del mismo color. Como joyas, uso tan sólo unos aretes de diamantes, creando un look minimalista, sencillo y tremendamente chic. Alberto, que se ha dejado bigote, se veía feliz a su lado. Como ha dicho en numerosas ocasiones, siente una predilección especial por este país en que nació su madre, e incluso, como tal vez sepan, compró el año pasado la casa de Filadelfia en la que ésta nació y creció.

Junto a ellos, los Co-Chairs de la gala fueron la conocida mega filántropa de Los Ángeles Wallis Annenberg, presidenta de la Fundación Annenberg, y Katia y Sidney Toledano, el atractivo francés nacido en Casablanca que es presidente y CEO de Christian Dior, miembro de Holdings Christian Dior S.A., Presidente y miembro de la Junta Directiva de Fendi Internacional y Presidente de John Galliano. La velada contó con la maravillosa presentación musical de Sara Bareilles, e incluyó la ceremonia de entrega de premios: el Príncipe y Sam Worthington, el actor de Avatar, le presentaron al cineasta James Cameron el Prince Rainier III Award, y el cineasta Jon M. Chu y el bailarín principal del New York City Ballet Tiler Peck le entregaron el Princess Grace Statue Award a la guionista Bridget Carpenter y a la coreógrafa Dormeshia Sumbry-Edwards. 21 jóvenes talentos del cine, la danza y el teatro recibieron además sus premios (becas) por valor de $1 millón.

¿Invitados? El segundo hombre que pisó la luna, Buzz Aldrin; la socialité internacional Lynn Wyatt, Sofía Carson, actriz de The Descendants 2, que llevaba un impresionante vestido de Monique Lhuillier; Jessica Simpson con su hija Maxwell Johnson; Kristin Davis, Isabela Moner, etc.

 

Deja tu comentario