Ya los predios del College están como los prefiero, desbordados de estudiantes que toman ventaja de la puerta académica abierta siempre para acceder al futuro. Es un tiempo de esfuerzos, sobre todo cuando hay que arrancarle horas al descanso y el trabajo se hace necesario, pero vale la pena. Ya lo podrán constatar cuando sus vidas se transformen para bien.

Al unísono estamos abocados al inicio de una temporada cultural, generada por nuestros laboriosos expertos, que promete figurar entre las mejores de los últimos años.

Razonablemente, solemos quejarnos de la violencia, la crispación política, algunas injusticias que resultan obvias y, atormentados precisamente por esas circunstancias, relegamos el componente cultural de la sociedad, para mí una suerte de pulmón con la capacidad de limpiar el ambiente por muy enrarecido que parezca y, sobre todo, nos recuerda nuestras facultades humanistas imperecederas.

En medio de la mayor de las incertidumbres, cuando el sustento era una lucha casi a muerte contra inclemencias desconocidas, el hombre dejó su huella estética sobre las paredes de una cueva oscura, apenas iluminada con la magia del fuego en la aGrabarntorcha.

Traigo a colación una de las primeras pruebas de la creatividad artística, que es la mayor huella de la humanidad sobre su paso por nuestra gran casa compartida que es el planeta Tierra.

En Miami Dade College tenemos la absoluta certeza de que la educación no está completa, en cualquiera de sus numerosas especialidades y programas, sin el componente cultural, del género que sea.

Acabados de celebrar el Día del MDC, por el 58 aniversario de haber abierto sus puertas en nuestra comunidad, desde que fuimos fundados, hemos considerado un compromiso inalienable el de producir una valiosa cantidad de eventos culturales de primera línea internacional para Miami.

Es el otro modo de tender puentes, restañar heridas, mitigar incomprensiones. Disfrutar el cine con sus protagonistas, atender la conversación de un gran escritor, dejar que la danza y la actuación nos sobrecoja, recordar para siempre una escultura o el atrevido performance de un artista, son experiencias que se quedan con nosotros para engrandecernos.

Antes del Festival de Cine de 2019 en marzo, hay un evento previo -GEMS en el Teatro Tower del 11 al 14 de octubre-, donde figuran muchas de las gemas cinematográficas internacionales que luego veremos en ceremonias de premiación.

La Feria del Libro, está al doblar de la esquina, del 11 al 18 de noviembre, y el prestigio de sus invitados, habla del más importante evento literario de la nación. Estarán presentes en el Programa de Autores Iberoamericanos, para departir con nuestros entusiastas lectores, entre otros: Laura Esquivel, Jorge Volpi, Edmundo Paz Soldán, Cristina Rivera Garza y Juan José Millás.

El legendario Teatro Prometeo se renueva en el Koubek Center y presentará el musical La verdadera historia Pedro Navaja; The Spanish Vampire, de Luis Santeiro, quien fuera el escritor de la recordada serie televisiva ¿Qué pasa USA?, así como otras obras que exploran las peculiaridades de nuestra sociedad.

Solo les menciono el pico de nuestro iceberg cultural que hunde sus raíces en las inquietudes eternas del ser humano, porque también habrá numerosas y atractivas presentaciones en las artes plásticas y en las escénicas.

Vengan, participen, porque el hecho artístico se completa con el apoyo y la solidaridad de nuestro público que, durante décadas, se ha deleitado con lo bello y con lo que nos hace pensar.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Por quién votaría en las elecciones a gobernador de Florida?

Por el republicano Ron DeSantis
Por el demócrata Andrew Gillum
Por ninguno
ver resultados

Las Más Leídas