LA HABANA.-IVÁN GARCÍA

La Cuba que se dibuja en los triviales, críticos u optimistas titulares de la prensa internacional parece otro país. Siempre mejor o peor, pero diferente.

Al menos eso piensa Yordanis Ramírez, buquenque, una especie de supervisor de las colas que cada mañana se forman en la Avenida Acosta esquina a Poey, en La Habana, para abordar un taxi colectivo rumbo al Vedado.

“¿Papeles de Panamá, qué cosa es eso? Oye, todos los días hay un brete (asunto) nuevo con Cuba, que uno aquí adentro ni se entera. Es alucinante. Los únicos papeles que conozco son los de la licencia que tengo pagar cada mes a la ONAT (oficina que rige el trabajo particular)”, comenta Yordanis.

Los buquenques están autorizados por el Estado en una lista de más de 200 oficios y pequeños negocios familiares, que junto al marabú es de lo poco que crece en Cuba.

Sus ganancias las obtienen por mantener organizadas las colas de personas que esperan para abordar viejos autos estadounidenses, que son utilizados como taxis y que integran alrededor de quince rutas dentro de La Habana.

Cada chofer le paga al buquenque el equivalente a 25 centavos de dólar, o menos. Yordanis suelta una carcajada cuando conoce que a su oficio, la prensa extranjera lo denomina 'emprendedor privado'.

“Yo lo que soy es un metedor de cuerpo. Los buquenques, cuidadores de baños públicos y recolectores de materias prima, somos cualquier cosa menos hombres de negocios. Estamos en esto para sobrevivir, mantener a la familia y comer caliente en la casa. No leo el periódico ni escucho la radio. En la televisión solo veo el parte del tiempo, el deporte y las novelas”, expresa.

Créanme que no son muchos en La Habana los que han escuchado la trama de altos funcionarios del Gobierno cubano involucrados en las filtraciones conocidas como los Papeles de Panamá, donde en más de un millón de documentos se revelan nombres de empresas y personajes de todo el mundo, que por diversos motivos crearon turbias cuentas offshore, u entidades creadas en el exterior que operan en paraísos fiscales.

Si usted pregunta sobre los Papeles de Panamá, la cara de los interpelados es como si usted le hablara en otro idioma. Los pocos que más o menos sabían de qué se trataba, daban evasivas o citaban la jerigonza mutilada publicada en la prensa oficial.

“No me digas que hay funcionarios cubanos metidos en ese lío. La gente en la calle siempre es la última en enterarse. ¿Y por cierto, Fidel y Raúl sabrán de esos papeles? ¿Qué han dicho al respecto?", indagaba curiosa una señora en el agromercado.  

Algunas de las opiniones que varios encuestados nos dieron en un recorrido que hicimos por el Vedado, Víbora, Santa Amalia, Lawton y Mantilla: “Eso es otro complot de la CIA para desacreditar el Gobierno”, expresó un militar jubilado de la barriada de Lawton.

“¿Esos papeles tienen que ver con los cubanos que están en Panamá? Me interesa, yo tengo una tía que anda por allá. Ojalá no sea un bateo gordo, tu sabes que muchos cubanos desesperados por llegar a la yuma la arman donde quiera”, comentó una estudiante de preuniversitario en la Víbora.

Ni siquiera en las zonas wifi del Mónaco o la populosa Avenida 23 en la Rampa habanera, los que acababan de navegar por internet conocían sobre los Papeles de Panamá.

“Vine a engancharme a Facebook, pa’ hablar con unos amigos que llegaron hace poco a Miami. Esos temas políticos a mí no me interesan. Entrar a esas páginas me puede traer problemas. Lo mío es resolver la salida”, cuenta Yadier, residente en Mantilla.

Otto y su esposa, vecinos del reparto Santa Amalia, acceden a internet solo para comunicarse con su familia en Madrid y la Florida. “¿Tú crees que voy a gastar dos chavitos la hora (cincuenta pesos, el salario de dos días de un profesional) pa’ leer sobre la mierda que hace esta gente (régimen)? Ellos meten la mano en el saco hace rato. No hace falta conocer esos papeles para saber la calaña de estos bandidos”.

Nicolás, graduado de filosofía, tiene mejores argumentos. “Debido al bloqueo (embargo económico de EEUU) las entidades financieras del Gobierno han trazado esquemas para ocultar el capital, pues a cada rato los yanquis multan a los bancos que hacen negocios con Cuba. Eso no quita que me llame la atención que algunas de esas cuentan estén a nombre de funcionarios cubanos, en un sistema que no permite a la gente tener demasiado dinero. Detrás de los Papeles de Panamá hay unos cuantos trapos sucios. Espero que el Gobierno le dé una explicación al pueblo”.

Por ahora, sobre los Papeles de Panamá, la autocracia verde olivo ha publicado solo lo que favorece a sus intereses. De la implicación institucional en la trama ni una línea. Y la mayoría de los cubanos ni siquiera se entera. Como siempre.

LEA TAMBIÉN:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.45%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
49202 votos

Las Más Leídas