MIAMI.- LAURA RIVERA
lrivera@diariolasamericas.com
@lauritrw

La escalada rumbo a la nominación presidencial del bloque demócrata no será tan sencilla para la aspirante y exprimera dama Hillary Clinton, quien lleva la delantera, pues su contrincante Bernie Sanders ha demostrado que puede acercase a sus pasos y librar batalla, después de sus contundentes triunfos en los caucus de Idaho, Utah, Washington, Hawai y Alaska.

En los últimos tres estados, el senador por Vermont, que se autodefine como socialdemócrata, consiguió no sólo ganarle a la también exsecretaria de Estado sino que lo hizo por amplia ventaja. En Alaska, superó con creces el porcentaje de votos que consiguió su rival, con un 81,6% de apoyo frente al 18,4% de la favorita para la nominación, mientras que en Hawai su victoria fue de un 70% frente a un 30% de ella.

En el estado de Washington, considerado el "premio gordo" de la jornada electoral por disputarse un mayor número de delegados, el senador logró un 73% del apoyo frente al 27% obtenido por Clinton. Así, en los últimos estados Sanders sumó 55 nuevos delegados, frente a 20 logrados por su adversaria.

De todas maneras, estas victorias del senador lo acercan a la exsecretaria de Estado pero todavía no tanto como para presentar una fuerte amenaza. Se encuentra a gran distancia aún de Clinton en el recuento general de delegados. Él tiene  1.004, frente a los 1.712 de ella, mientras que para ganar la nominación son necesarios 2.383.

Y aunque en la primaria de Wisconsin (el 5 de abril) y el caucus de Wyoming (el 9 de abril) podría ganar Sanders, las reglas internas del partido para la distribución de delegados podrían restarle ventaja al senador por Vermont.

Mirando más allá de las próximas dos semanas, Clinton lidera los sondeos en cuatro grandes estados que votarán en el proceso de primarias: California, New Jersey, New York y Pensilvania, según la revista Politico. Con la excepción de su triunfo en Michigan a principio de marzo, el candidato no ha demostrado que puede ganar en estados grandes como estos, y mucho menos por los amplios márgenes que necesitará para cerrar la brecha de delegados comprometidos.

Así, según observan varios analistas políticos, su triunfo es algo improbable pero no imposible.

Ventaja de Clinton

Aunque Sanders diera un salto abrupto a su favor, la exprimera dama tiene una gran póliza de seguro: los más de 700 "superdelegados" que podrían darle su apoyo, de los cuales 469 dijeron ya públicamente que la preferían en esta etapa de la campaña, lo que significa que tiene el 95% de estos de su lado.  Sin embargo, Sanders cuenta únicamente con 29 de estos miembros.

Los  "superdelegados" son figuras destacadas del partido, como dirigentes, gobernadores o congresistas, que en la Convención Nacional Demócrata de julio darán su voto al candidato de su preferencia sin que ello dependa de los resultados del proceso de primarias.

Los seguidores de Bernie se han quejado de que el reparto de estos "superdelegados" no se corresponde con el apoyo que los candidatos a la Casa Blanca están recibiendo en el proceso de primarias, poniendo en entredicho el carácter "democrático" del sistema.

Las reglas internas del partido demócrata permiten de alguna manera que el establishment (líderes del partido) tengan un peso definitorio en la elección del candidato, para evitar situaciones como la que está ocurriendo en el Partido Republicano, donde Donald Trump, que no cuenta con el apoyo de los varones republicanos, se mantiene como favorito gracias al respaldo popular que está recibiendo en las primarias.

Chances para el senador

Las posibilidades de Sanders de ganar la nominación demócrata son bastante leves: tendría que ganar un poco más del 60% de los restantes delegados comprometidos para superar a Clinton -una gran cantidad teniendo en cuenta lo aproximadamente 45% de delegados que la logrado juntar hasta ahora.

En el mejor de los casos para Sanders, los resultados de esta semana representan el comienzo de una racha sin precedentes que le dará impulso en los otros estados del calendario, y también le ayuda a captar a los “superdelegados” indecisos o incluso a algunos que ya le dieron respaldo a la exprimera dama.

"Una gran cantidad de ‘superdelegados’ se han comprometido con Clinton", dijo Sanders el domingo pasado en la cadena CNN tras sus victorias. "Pero creo que cuando empiecen a ver la realidad, y eso es que en una encuesta tras otra están apoyando a Donald Trump por un margen mucho más grande que a Clinton... muchos de estos ‘superdelegados’ pueden reconsiderar su posición con la exsecretaria de Estado".

El peligro para Sanders es que, mientras que él continúa poniendo todos sus esfuerzos por buscar delegados durante las próximas dos semanas, el favorito podría reafirmar su dominio en los estados finales de abril con grandes estados como Nueva York, Maryland y California.

Incluso si él termina por debajo del umbral del número dorado de delegados y tampoco Clinton los consiguiera, todavía ella tendría mayor apoyo dentro del partido y sólo necesitaría un pequeño número de “superdelegados” para llevarse la corona de nominada a la Presidencia.

LEA TAMBIÉN: 

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas