La protección del clima es importante para muchas personas, sobre todo desde la aparición del movimiento Fridays for Future (Viernes por el Futuro) de la estudiante sueca Greta Thunberg, que ha puesto el tema con aún más énfasis en la agenda política internacional.

Sin embargo, a menudo existe una gran diferencia entre nuestros propósitos y los hechos concretos. Especialmente cuando se trata de las vacaciones.

Te puede interesar

Comparado con otros medios de transporte, los aviones emiten una gran cantidad de dióxido de carbono (CO2), altamente perjudicial para el clima.

Desde hace algunos años es posible compensar las emisiones de CO2 mediante una donación a proyectos climáticos. Sin embargo, casi nadie lo hace.

Desde finales de septiembre la red de agencias de viajes QTA y la organización no gubernamental (ONG) Atmosfair se unieron para cambiar esa situación y difundir el tema.

Atmosfair es la mayor proveedora de compensación de gases de efecto invernadero en Alemania.

En las aproximadamente 8.800 agencias de viaje que se adhirieron al proyecto se integró la calculadora de Atmosfair, con la que se pueden determinar las emisiones de CO2 de cada viaje, que se incluye en las páginas de reserva.

Lo que antes los turistas tenían que hacer dificultosamente por sí mismos, ahora lo puede hacer un empleado de la agencia de turismo con sólo unos pocos clics.

"Por un lado, nosotros como industria, debemos dejar más claro lo que estamos haciendo a favor de la sustentabilidad", destaca el portavoz de QTA, Thomas Bösl.

clima-Thomas Bösl-dpa.jpeg
Thomas Bösl es el presidente de la asociación de agencias de viaje alemanas Quality Travel Alliance (QTA). ATENCIÓN: Sólo para uso editorial con el texto adjunto y mencionando el crédito completo.

Thomas Bösl es el presidente de la asociación de agencias de viaje alemanas Quality Travel Alliance (QTA). ATENCIÓN: Sólo para uso editorial con el texto adjunto y mencionando el crédito completo.

"Por otro, tenemos que facilitar el acceso de los consumidores a las compensaciones. Hay mucha ignorancia al respecto. Algunas personas creen por ejemplo que la compensación es succionar algo en el aire", agrega.

La compensación de CO2 funciona de la siguiente manera: El usuario calcula en la página web de la empresa las emisiones de CO2 de su futuro viaje y establece una suma equivalente que va a donar como compensación a proyectos de reducción de gases de efecto invernadero, especialmente en los países en desarrollo.

La idea es que lo que emite el turista se guarda en otra parte. Además de Atmosfair, hay otros proveedores como Klimakollekte, Primaklima y Myclimate.

¿Existe realmente la disposición de pagar más voluntariamente por la protección del clima?

"La demanda de los clientes es muy baja", admite Bösl. "Está en el rango de uno por mil", indica el experto y añade que aún no se ha alcanzado la meta.

Incluso los grandes operadores turísticos insisten desde hace años en que casi nadie compensa las emisiones de CO2 que emiten sus viajes de vacaciones. Al mismo tiempo aducen que esta posibilidad no se ha promovido nunca de manera constante.

Aún es demasiado pronto para determinar si la nueva iniciativa de sustentabilidad de QTA y Atmosfair dará sus frutos. Además, todavía hay algunos obstáculos.

"Los empleados de las agencias de viajes deben ser formados y eso no se resuelve en una o dos semanas", afirma Bösl.

El objetivo, sin embargo, es garantizar que los clientes sean conscientes de la posibilidad de un pago compensatorio cada vez que hagan una reserva. Si luego el turista hace la contribución ya depende de él, agrega.

"Es un buen paso en la dirección correcta", enfatiza Claudia Brözel, profesora de la Universidad de Eberswalde para el Desarrollo Sostenible.

Sin embargo, Brözel recalca que hay que informar bien a los clientes para que puedan entender de qué se trata. En el pasado ya hubo iniciativas similares, pero todas se han suspendido, recordó.

En el año 2005, la asociación alemana de agencias de viajes online (VIR, por sus siglas en alemán) cooperó durante dos años con Atmosfair.

Según el director de VIR, Michael Buller, la aceptación de los clientes en aquel momento no fue muy buena. "Pero eso está cambiando", señala.

Algunas compañías aéreas también ofrecen la posibilidad de que los viajeros pueden compensar las emisiones.

Por ejemplo, Lufthansa es socia de Myclimate desde 2007. Durante mucho tiempo, sin embargo, el aviso en la página web de la empresa de aviación alemana estuvo poco visible. Desde finales del verano de 2019 se notifica a los clientes sobre la posibilidad de efectuar el pago de una compensación en el momento de realizar la reserva o comprar el vuelo.

Lufthansa ofrece además otra alternativa para compensar el impacto climático de sus vuelos con biocombustible. A través de la plataforma "Compensaid" los pasajeros pueden comprar combustible a partir de materias primas sostenibles.

Otras aerolíneas, como KLM, tienen sus propios programas de compensación de emisiones de CO2.

FUENTE: dpa/Philipp Laage

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas